Si bien la implementación del modelo de Solvencia II en el sector asegurador pone a México como un país de vanguardia en el mundo, la concentración de mercado será inevitable, indica la reaseguradora Swiss Re en su estudio Regulación de Solvencia en América Latina.

Compañías pequeñas y menos diversificadas se encontrarán en clara desventaja, dado que para ellas el proceso de requerimientos de capital será más difícil, lo que podría generar la posibilidad de consolidaciones en los distintos mercados , indica.

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas registra un total de 104 aseguradoras, de las cuales seis compañías (MetLife, GNP, AXA, Inbursa, Banamex y Bancomer) acaparan 47% del mercado.

La calificadora Fitch Ratings coincide en que las aseguradoras pequeñas tendrán un proceso más complicado, pues tendrán que realizar gastos adicionales en nuevas áreas de operación y administración de riesgos.

En el mediano a largo plazo, Fitch considera que el número de jugadores en el sector probablemente se reducirá, considerando la probabilidad de que las aseguradoras pequeñas y débiles serán forzadas a salir del mercado o a fusionarse con otras compañías con el fin de cumplir con los nuevos requerimientos de capital y con otras demandas de la regulación .

Retos para aseguradoras

De acuerdo al estudio de Swiss Re, las aseguradoras tendrán que enfrentar cuatro principales retos. Primero, la incorporación de cargas de capital basado en riesgo, el cual conllevará un mayor requerimiento de capital total.

Segundo, las aseguradoras buscarán modificar su portafolio de productos y negocios con el fin de optimizar su consumo de capital. Como tercer punto, la reaseguradora menciona que los cambios afectarán a las compañías de manera diferente, en especial a aquellas que no estén diversificadas.

Como cuarto punto, los esfuerzos para alcanzar ahorros de capital probablemente generarán un incremento en la demanda de reaseguro, dado que éste ha demostrado ser una herramienta efectiva en la administración de capital para auxiliar a mitigar el impacto de requerimientos adicionales de capital de riesgo.

Además, Swiss Re detalla que otro cambio al que se deberán enfrentar las aseguradoras del país es a la creación de nuevos productos de seguros que requieran de menor capital; ello con el fin de acercarse más a la pirámide poblacional del país, que son los que menos recursos tienen.

En Latinoamérica, México es de los tres países que más avanzados se encuentran en la implementación del modelo de Solvencia II, acompañado de Brasil y Chile, expone Swiss Re. A partir del 4 de abril del 2015 iniciará el nuevo régimen regulatorio para México con la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, mientras que en los demás países de Latinoamérica y europeos serán hasta el 2016, detalló .