El sector financiero nacional entró a la etapa de adversidad derivada de la pandemia del Covid-19 en una posición sólida. Sin embargo, hacia adelante los riesgos podrían intensificarse y afectar su adecuado funcionamiento, afirmó el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

En la presentación del reporte de estabilidad financiera para el primer semestre de 2020, Díaz de León destacó que las perspectivas económicas y para el sistema financiero mexicano se han deteriorado, y se han tornado inciertas, por lo que ante esta circunstancia, el seguimiento oportuno y la adecuada identificación de los riesgos a los que se encuentra expuesto, es especialmente importante.

El banquero central expuso que algunos de los riesgos que podrían afectar la estabilidad financiera son: la desaceleración de la economía global y la incertidumbre asociada a su recuperación; mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y recomposición de flujos hacia activos de menor riesgo.

También, una mayor contracción de la economía nacional y la incertidumbre sobre su profundidad y duración; y ajustes adicionales en la calificación crediticia soberana y de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Detalló que el mapa térmico de riesgos del sistema financiero se deterioró respecto al reporte anterior, principalmente en temas como riesgos por exposición a mercados.

Díaz de León puntualizó que durante el primer trimestre de 2020 el financiamiento a los hogares mostró una desaceleración en su ritmo de crecimiento, tanto en el componente de consumo, como en el de vivienda, y en el segmento de personales cayó en mayor proporción.

Agregó que si bien en dicho periodo los niveles de morosidad del crédito bancario al consumo total no registraron un cambio importante respecto al 2019, en algunos casos aumentó al cierre del trimestre; mientras que en general, las condiciones de otorgamiento del crédito a la vivienda y la morosidad de la cartera se han mantenido relativamente estables.

En cuanto al crecimiento del crédito a las empresas, dijo que aumentó en el primer trimestre, como consecuencia de un aumento en el financiamiento proveniente de fuentes internas, en particular de la banca, pero que la morosidad ha ido al alza destacando el sector de pymes.

Bien capitalizada

El gobernador del Banxico hizo énfasis en que la capitalización y liquidez de la banca, le otorgan espacio para poder expandir sus actividades y entrar a la contingencia en una posición de fortaleza, y con ello sostener el financiamiento a empresas y hogares.

“Los resultados de los ejercicios de estrés sugieren que los niveles de capitalización promedio del sistema, se mantienen por arriba del mínimo más suplementos, aún en los escenarios más adversos”.

Medidas de apoyo

En la conferencia, el banquero central resaltó también las diferentes medidas que las autoridades, incluido el Banxico, han tomado para mitigar los efectos de la situación en el el sistema financiero, lo que además los dota de liquidez para seguir prestando a empresas y familias y contribuir con ello a la recuperación de la economía.

“El Banco de México seguirá atento a la evolución de los mercados financieros en el país y evaluará continuamente sus condiciones de operación y tomará las acciones que se requieran para continuar promoviendo el sano desarrollo del sistema financiero”, concluyó.

kg