Se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la nueva fórmula que usará la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro (Consar) para calcular el tope a las comisiones que cobrarán las administradoras de fondos para el retiro (afores) en el 2022.

Se estima que la comisión promedio se reducirá hasta en 23 puntos base, con lo cual será  el ajuste más grande desde que inició el sistema de las afores.

De acuerdo con el órgano regulador, esta modificación es para hacer más sencilla la comparación de las comisiones de México con las que se cobran en Estados Unidos, Chile y Colombia.

Estimaciones de las propias afores señalan que con este nuevo cálculo no podrán cobrar más de 0.57% de comisión a partir del próximo año. Esto quiere decir que la comisión promedio se reducirá hasta en 23 puntos base, ya que en este año la comisión promedio es de 0.80 por ciento.

Al respecto, la Asociación Mexicana de Afores, (Amafore) lamentó  “que no se hayan considerado los comentarios vertidos en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), entre los cuales solicitaba que se agotaran las instancias regulatorias a que las personas físicas y morales tenemos derecho”.

A través de un comunicado, Amafore destacó que se trata de la segunda modificación en tan solo siete meses a dicha metodología, y la tercera en los últimos tres años.

Cabe recordar que la Conamer aceptó la exención del Análisis de Impacto Regulatorio solicitada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, bajo el argumento de que “la propuesta regulatoria no crea nuevas obligaciones o sanciones para los particulares; asimismo, que no se crean o modifican trámites con cargas administrativas o costos en los particulares”.

La Consar tiene hasta el viernes 29 para revelar el monto máximo de la comisión que cobrarán las 10 afores del mercado en el 2022.

Por su parte, Carlos Ramírez, ex presidente de la Consar, comentó que “claramente al gobierno y a la Consar no les importó qué costos conlleva esta decisión (...) Falta ver si las afores se amparan y también ver cuáles afores tomarán una estrategia distinta a la legal”.

Hasta el momento sólo una afore, de las tres más grandes del mercado, se amparó ante la fórmula anterior planteada en la reforma a la Ley del Sistema del Ahorro para el Retiro.

Ricardo Velázquez  Luna, director general de Asesores Patrimoniales, comentó que esta decisión de cambiar la fórmula podría repercutir en el eslabón más bajo de la cadena, es decir en los agentes promotores.

En esta misma sintonía, Carlos Ramírez explicó que para el consumidor del sistema es una buena acción ya que nadie puede estar en desacuerdo con que las cosas cuesten menos. Asimismo, el hecho de que sea una comisión más baja llevará a las pensiones a mejorar “un poco al final de la vida laboral”.

Afores tendrán que cambiar su modelo de negocios

La Amafore hizo énfasis en que “es importante que la entrada en vigor de la metodología contemple un proceso de transición para su implementación durante el 2022, particularmente porque el esfuerzo que se requiere de las afores para alcanzar los niveles de comisiones que resulta de la aplicación de dicha fórmula implica un profundo reajuste al modelo de negocios actual, el cual debiera hacerse de forma ordenada para evitar consecuencias no deseadas para los trabajadores y para la industria”.

Carlos Ramírez coincidió en que esta nueva metodología hace repensar a las afores sus planes de negocios debido a la velocidad de la disminución del porcentaje de cobros de comisiones.

Ante ello, cabe recordar que el “Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Consar, por el que dicta políticas y criterios en materia de comisiones” que fue publicado el 22 de agosto 2019 en el DOF, dice que el objetivo es inducir una disminución gradual y ordenada de las comisiones para alcanzar, hacia el final de la administración, niveles competitivos en comparación internacional.

El ex funcionario ve un posible escenario en donde las afores no recortan gasto comercial y tendrán que elegir qué gasto recortar; ello pudiera llevar a que se deteriore la calidad de los servicios que ofrecen al trabajador. 

Sin embargo, lo más importante, de acuerdo con Ramírez, es el gasto que se destina a generar mejores rendimientos para el ahorrador. “Hay que ver que al final el SAR no sea un sistema endeble en donde las afores no podrán cobrar más por el tope y el servicio será menor al esperado”.

Se impulsará desregulación

El presidente de la Consar, Iván Pliego Moreno, comentó hace unas semanas que buscará quitar las trabas regulatorias a las administradoras de fondos para que sean más “ágiles” y puedan reflejarlo en la reducción de comisiones.

De igual forma, dijo que con la desregulación se reduciría el costo de operación de las afores. Ante ello, Carlos Ramírez  recordó que “los costos regulatorios tienen una razón de ser, no digo que no se puedan reducir, pero si les eliminas esa carga regulatoria el riesgo que corren es que a larga se deterioren la afores en cosas tan importantes como la operación y la gestión de recursos”.

santiago.renteria@eleconomista.mx