Una vez que entre en vigor la nueva Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas (en abril) se podrá efectuar el seguro de caución, el cual responderá financieramente ante cualquier incumplimiento de contrato que efectúe alguna empresa a un asegurado.

Edgar Castillo Huerta, consultor de administración de riesgos del Tecnológico de Monterrey, comentó que este seguro beneficiará principalmente a la creación de obras públicas, en el sentido de que ante cualquier falla durante o después de la construcción se contará con una garantía indemnizatoria.

Este seguro está pensado para las nuevas infraestructuras. Por ejemplo, cuando ocurrieron las fallas en la Línea 12 del Metro, porque los trenes no eran compatibles con las vías, el seguro de caución hubiera cubierto las pérdidas generadas y se hubiera hecho cargo del pago de la parte jurídica .

Explicó que este seguro funciona como el de crédito, sólo que en el de caución se especifican los riesgos asegurados y el monto. La póliza será individual y dependerá de las características de la construcción.

Mientras que el seguro de crédito tiene por objeto indemnizar la pérdida definitiva que sufre el asegurado como consecuencia del impago de la obligación, el seguro de caución tiene por objeto la reparación del daño derivado del mero incumplimiento del deudor .

El seguro de caución está efectuado por tres partes: el asegurador, el tomador del seguro o contratante que asume todas las obligaciones frente al asegurador, y el asegurado, que es quien tiene derecho a la prestación indemnizatoria.

De esta manera, entre el tomador del seguro y el asegurado, existe un contrato, en el cual el beneficiario exige al contratante una garantía emitida por un tercero que responda al cumplimiento de sus obligaciones en el contrato.

Por ejemplo, si el gobierno firma un contrato con una empresa constructora para la realización de una carretera, debe exigirle una caución que garantice la correcta ejecución del contrato.

Esto le da a los usuarios una nueva forma de garantía, es decir, si usamos el seguro de crédito cuando contratamos una hipoteca o buscamos una fianza cuando vamos a rentar, el seguro de caución lo que haría es juntar ambas funciones. El seguro entra en el momento en que la contraparte incumple su parte , expresó el académico.

Asimismo, el tomador es la persona que contrata el seguro, mientras que el asegurado es el titular del interés cubierto por el seguro, quien ocupa frente al asegurador una posición acreedora, siendo el beneficiario de la eventual indemnización.

Castillo Huerta agregó que este nuevo producto forma parte del nuevo modelo que deben aplicar las aseguradoras, que es el de Solvencia II, con el cual se les pedirá a las compañías cumplir tres pilares: límite de reservas, mayor supervisión y transparencia de mercado.

Con este seguro, todas las compañías aseguradoras van a poder apoyar y garantizar los proyectos de infraestructura y los clientes tendrán la garantía de que les responderán ante cualquier falla .

elizabeth.albarran@eleconomista.mx