Con la finalidad de darle certeza a la industria de la vivienda, autoridades de este sector anunciaron el adelanto de la instrumentación de las reglas de subsidios para este 2017, las cuales entrarán en vigor a partir de marzo próximo, cuando anteriormente se preveía que iniciaran en mayo.

En conferencia de prensa, David Penchyna Grub, director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), indicó que si bien las nuevas reglas de operación para los subsidios se publicaron hace algunas semanas, debido a la instrumentación de éstas a los sistemas de los organismos se requiere de tiempo para que comiencen a operar.

Las reglas de operación de los subsidios 2017 han tenido diversas actualizaciones que han implicado llevar a cabo modificaciones informáticas, procesales tanto del lado del Infonavit como de la Comisión Nacional de Vivienda (órgano que maneja el programa de subsidios) , explicó Penchyna Grub.

El periodo para la instrumentación de estas nuevas reglas generó temor entre los 2,400 desarrolladores de vivienda del país, por lo que las autoridades anunciaron el adelanto de estas medidas, las cuales se publicaron ante el recorte presupuestal de este esquema, que pasó de 9,500 millones de pesos que se le programaron en el 2016, a 6,500 millones de pesos presupuestados para este 2017.

Se tenía previsto que dichas adecuaciones se pusieran en marcha a partir de mayo (...) pero hemos analizado la situación, y, ante las necesidades de vivienda de nuestros derechohabientes, se tomó la decisión de adelantar dos meses el proceso de instrumentación de las reglas de operación de subsidios del 2017, con las condiciones actuales de nuestros productos de crédito, lo que constituye un estímulo a la oferta y al desarrollo de vivienda del país , detalló Penchyna.

Respecto al monto máximo del crédito del Infonavit, se anunció que éste comenzará a operar en mayo próximo, con la finalidad de otorgar una mayor capacidad de crédito a los derechohabientes del Instituto.

Con un incremento de 70% en los montos máximos, logramos más capacidad de crédito para todos los cajones salariales, pasando de 922,000 pesos a 1.7 millones, un cambio de paradigma que beneficia directamente a los derechohabientes , acotó el funcionario.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx