Se necesita llevar a cabo una reforma del sistema de pensiones en donde las futuras generaciones puedan aspirar a una tasa de remplazo de 70% que es más o menos la tasa de remplazo promedio para los países de la OCDE, “resuelve el problema para los jóvenes que se están incorporando al mercado laboral y que con aportaciones más altas, por ejemplo, pueden aspirar a esta mayor tasa de reemplazo”, así lo aseveró Abraham Everardo Vela Dib, presidente de la Consar.

Dijo que lo anterior no resuelve el problema de la primera generación afore con tasas de remplazo muy bajas “especialmente para los trabajadores de menores ingresos ni tampoco resuelve el problema de la negativa de pensión para 70% de las primeras generaciones afore”.

“El reto que tenemos por delante es muy grande, distintos sectores de la sociedad entre ellos los legisladores, el propio gobierno federal, la Consar, expertos y organismos internacionales como la OCDE coinciden en que hay un sentido de urgencia de la reforma y que tiene que llevarse a a cabo lo más pronto posible”, mencionó.

Dijo que la reforma deberá crear los incentivos para que los trabajadores se muevan del sector informal al sector formal, es una reforma que tiene implicaciones económicas. “Una reforma que tiene implicaciones en términos de promover el desarrollo en el mercado de capitales, es decir, del sistema financiero, es una reforma que al sacar de la preocupación los posibles pasivos contingentes”.

De continuar con el régimen actual, entonces contribuye a la sustentabilidad o sostenibilidad de las finanzas públicas en el largo plazo y por lo tanto liberaría recursos para otros proyectos públicos, proyectos que tengan un impacto más directo sobre las posibilidades del crecimiento económico “no sólo es un tema de pensiones, es un tema de acceso a los servicios de salud, este, medicamentos, vía el IMSS”.

Comisiones

Dijo que la baja de comisiones per se representa un beneficio para los trabajadores que se estima alcance al término de la presente administración un monto cercano a 100,000 millones de pesos. “Se estima que para un trabajador que ingrese a la fuerza de trabajo, el resultado de dicha medida podría significar un aumento en su pensión de 10 por ciento”.

Consideró que las afores deberán aprovechar mejor el nuevo régimen de inversión para elevar las tasas de remplazo y tener pensiones adecuadas que permitan hacerle frente a la etapa del retiro.

Sistema incluyente

Vela insistió en que el SAR actual desde el 2005 es un sistema incluyente, ya que no sólo funciona para trabajadores formales, sino que está abierto a trabajadores independientes, empleados por su cuenta, pequeños empresarios familiares o técnicos independientes que deseen ahorrar.

La Consar ha venido realizando muchas medidas para democratizar el ahorro, una de ellas ha sido la introducción en el 2017 de la aplicación AforeMóvil, para uso desde cualquier celular, facilita enormemente el acceso de cualquier persona al SAR, ya que permite registrarse en el sistema y abrir una cuenta de ahorro individual en forma remota e inmediata y empezar a ahorrar para su retiro, aunque nunca hayan cotizado al IMSS o al ISSSTE.

“La manera de ser más incluyentes está en promover una mayor educación financiera y previsional e involucrar más al trabajador con su cuenta individual y retiro. Existen temas importantes en el SAR, en donde se requiere una mayor educación financiera y cultura previsional por parte del trabajador para tomar decisiones adecuadas y contar con un mejor retiro”, concluyó.

[email protected]