Durante junio, los mexicanos radicados en el exterior enviaron a sus familias en el país un flujo de remesas superior en 23% al que facilitaron en el mismo mes del año pasado, informó el Banco de México. Así, 1.4 millones de familias en el país recibieron 3,141 millones de dólares, que es el mayor flujo de divisas que ha ingresado al país, vía remesas, para un mes similar desde que se tiene registro.

Esta entrada de divisas está parcialmente explicada por el aumento de las políticas antiinmigrantes que está aplicando el gobierno de Estados Unidos, donde se localiza más de 85% de los mexicanos que envían remesas al país, consigna Francisco Flores, economista para México en Banorte-IXE.

De acuerdo con la información divulgada por Banco de México (Banxico), este flujo de divisas completó una entrada acumulada de remesas en el semestre de 16,244 millones de dólares, lo que también marca una entrada histórica.

No obstante el récord mensual y semestral, el flujo desaceleró respecto del máximo observado en mayo, que fue de 3,155 millones de dólares.

Rendimiento por tipo de cambio

La entrada de estos recursos es registrada en dólares, pero las familias que los reciben gastan en pesos mexicanos, de manera que al hacer el cambio a la divisa mexicana, experimentaron un rendimiento de 31.3% anual.

Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, explica que los hogares que reciben remesas en México experimentaron en el mes la faceta positiva de la depreciación cambiaria que sólo en junio fue de 10.4 por ciento. Lo que favoreció la ganancia del cambio a pesos de los dólares.

Aumentó el giro

Los datos del Banxico permiten identificar que el giro promedio enviado por cada mexicano desde el exterior a sus familias ascendió a 343 dólares, que es también el más alto desde julio del 2008, cuando el cheque promedio de remesas ascendió a 354 dólares.

La información del banco central muestra que las remesas llegaron a las familias mexicanas en 9.1 millones de operaciones.

La información del Banxico evidencia que en el mes de junio, tal como ha sucedido en el pasado, los mexicanos radicados en el exterior prefirieron hacer sus envíos por canales no bancarios. De manera que, en el mes, 98% de las remesas captadas en México llegó vía transferencia electrónica y el resto, en efectivo o especie.

Seguirá fortaleciéndose entrada

De acuerdo con el estratega de Banorte-IXE, hacia adelante continuará fortaleciéndose el flujo de remesas, también influenciado por el mejor desempeño del mercado laboral de Estados Unidos.

Pero, principalmente, por la escalada del endurecimiento en las políticas antiinmigratorias que está aplicando la administración Trump en Estados Unidos.

En tanto, el economista de Goldman Sachs destaca que el rendimiento en pesos de las remesas tenderá a estabilizarse alrededor de 6 o 7% anual.

Y detalló que estos recursos son determinantes para compensar el desequilibrio de la cuenta corriente y que seguirán favoreciendo al consumo privado.

Pues, tal como lo evidencian el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las familias que captan estos recursos suelen destinar la mayor parte de sus ingresos al consumo.

Jalisco y Michoacán concentran captación

Por tratarse del reporte trimestral, el Banxico ofrece mayores detalles. De manera que en el segundo trimestre Jalisco y Michoacán se mantuvieron como los líderes regionales en captación de remesas, recibiendo uno de cada 10 dólares enviados.

En un mayor detalle, se puede observar que los municipios que más remesas captaron fueron Guadalajara y Morelia.

Con esta información actualizada, se confirma que Estados Unidos sigue siendo el indiscutible origen de 95% de las remesas enviadas a México.