Tienen razón los banqueros, en el país no tenemos una cédula única de identidad , dice Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Es verdad que eso podría ayudar a reducir los riesgos de robo de identidad, pero a nosotros no nos toca resolver eso. Es un asunto que trasciende a la CNBV. Por lo pronto nos toca trabajar con lo que hay, que es el pasaporte y la credencial del INE .

El órgano regulador del sistema bancario dio a conocer el martes en el Diario Oficial de la Federación (DOF) algunas directrices para que la banca comercial fortalezca sus controles; luego de conocer esta información, los representantes de la banca no tardaron en advertir que estas reglas no serán suficientes para eliminar el robo de identidad.

González Aguadé explica al respecto que los empleados y funcionarios de los bancos son cruciales para cumplir con el precepto de conoce a tu cliente . A ellos les corresponde identificar a los clientes, validar su identidad, su firma, las huellas. Si ellos tienen esa función tan importante, es claro que debemos tener más control con la forma en que identificamos a los empleados y ejecutivos de la banca .

El órgano regulador participa en reuniones con otras dependencias, tratando de encontrar una solución, explica el funcionario durante una charla con El Economista. Debemos reconocer que a veces parece que cada quien trae su propia solución, eso ocurre de vez en cuando en el gobierno federal .

La posición del presidente de la CNBV es que se aproveche lo que hay y se trabaja a partir de ello. Lo cierto es que en este momento el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene la base de datos más grande del país y además tiene identificación biométrica.

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) tiene un pasaporte con muchos candados e información biométrica. Próximamente se contará con la matricula consular que tiene identificación biométrica.

Colaboración de públicos y privados

Aunque, de momento, la autoridad empezará a pedir que los bancos registren las huellas dactilares de sus clientes para combatir el robo de identidad, la banca ha insistido en que debe irse más allá y crearse una base única de datos biométricos a nivel nacional, además de una cédula de identidad única, con lo que se podría cotejar de forma más práctica la identidad de las personas.

Desde la Asociación de Bancos de México (ABM) se ha insistido en ello, más desde que empezó a repuntar el robo de identidad en los servicios financieros hace un par de años. Luis Robles, presidente de BBVA Bancomer, sugirió que se estableciera la Cédula Única de Identidad, algo que el gremio bancario ha reiterado.

Apenas a principios de agosto, cuando ya se enfatizaba que los bancos tenían que empezar a pedir las huellas digitales de sus clientes, Alberto Gómez Alcalá, presidente ejecutivo de la ABM, mencionaba la necesidad de que, más que bases de datos de cada banco, hubiera una general a nivel nacional en la que se incluyeran datos biométricos del INE, el Servicio de Administración Tributaria, la SRE, entre otros organismos públicos y privados que ya los utilizan.

Nos parece muy importante que en lugar de que cada institución cree su base de huellas digitales o de biométricos en general, haya una sola en todo el país , mencionaba en aquella ocasión.

Una vez publicada la nueva regulación, el presidente de la ABM, Marcos Martínez, consideró que es un buen inicio, pero que la verdadera solución a este problema se dará cuando haya un modelo único de identidad.

La medida que realmente resolverá las cosas para la banca y para el país (...) es llegar a un modelo de identidad único, que, cruzando todas las bases de datos que se tienen en diferentes partes, se logre conjuntar la información y lograr tener una cédula de identidad única. Ahí vamos a acabar , dijo.