En el 2015 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) impuso multas económicas a los bancos por 145 millones 37,197 pesos. De este monto, empero, sólo se habían pagado poco más de 78 millones de pesos.

El motivo por el que los bancos no habían pagado sus multas es que se encuentran dentro del plazo para hacerlo, o bien porque las resoluciones todavía están en litigio. La reforma financiera dio la facultad a la CNBV para que haga públicas las sanciones a los diversos intermediarios, aunque éstas no estén firmes.

El monto total de sanciones económicas impuestas a los bancos en el 2015 es bajo, si se compara con los más de 158 millones de pesos registrados en el 2014, y los casi 380 millones de pesos que aplicó sólo a un banco, al HSBC, en el 2012, como consecuencia del incumplimiento, en aquella ocasión, de diversas medidas en materia de reportes de operaciones inusuales. En el 2014, a Banamex también le aplicó una multa por 30 millones de pesos, por controles laxos en el tema de factoraje que derivó en un fraude para la institución.

La CNBV precisa en su reporte que el monto de las sanciones impuestas a los bancos en el 2015 deriva de 2,107 conductas correspondientes a 311 resoluciones. Las infracciones más recurrentes en las que incurrieron este tipo de intermediarios fueron: integración deficiente de expedientes de identificación de clientes y deficiencias en la funcionalidad de sistemas automatizados. Asimismo: deficiencias en registros contables, y presentación de información fuera de los plazos establecidos.

El número de sanciones aplicadas a este sector representó 19.35% del total de multas y amonestaciones emitidas al universo de entidades supervisadas, mientras que en monto representó 49.74% , detalla el órgano regulador.

Otros sectores

Pero el sector bancario no fue el único al que sancionó la CNBV durante el año pasado. El segundo más multado después de los bancos fue el de las empresas emisoras, con poco más de 40 millones de pesos, seguidos de las sociedades financieras populares (sofipos), con 23.5 millones; las casas de Bolsa, con 22.1 millones; las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), con 16.3 millones, y las uniones de crédito, con 10.9 millones.

A estos intermediarios le siguieron los centros cambiarios, con 6.2 millones; las sofomes reguladas, con 5.9 millones; las casas de cambio, 4.6 millones; las sociedades de inversión, 4.0 millones; los almacenes generales de depósito, con 2.9 millones; las entidades no reguladas, con 2.7 millones, y la banca de desarrollo, con 2.2 millones.

En total, para los diferentes intermediarios financieros regulados y supervisados por la CNBV, ésta les aplicó un monto de 291 millones 562,740 pesos.

[email protected]