La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) hizo oficial, a petición de la propia entidad, la revocación de la autorización otorgada a UBS Grupo Financiero para constituirse como tal, ello luego de que la licencia de uno de sus principales activos, el UBS Bank México, fuera vendido al mexicano Afirme en junio pasado.

La dependencia publicó este lunes en el Diario Oficial de la Federación dos resoluciones: una mediante la cual autoriza la separación de UBS Bank México como integrante de UBS Grupo Financiero (el otro integrante es la Casa de Bolsa, que permanece); y la otra resolución, consecuencia de la primera, que revoca la autorización otorgada en el 2006 al grupo para operar como tal.

“Con la separación de UBS Bank México de UBS Grupo Financiero, dicho grupo dejará de contar con el mínimo de entidades financieras requerido para su formación”, destaca el documento.

Tanto la autorización de la separación de UBS Bank México del Grupo Financiero como de la disolución de este último, se dieron luego de que la entidad proporcionara toda la documentación requerida por la SHCP, y tras la opinión favorable del Banco de México y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores por considerar que no había ningún inconveniente para ello.

Ambas operaciones fueron aprobadas, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, por los accionistas de UBS.

Fue a finales de junio de este año cuando se oficializó la venta de la licencia de UBS Bank México a Afirme Grupo Financiero, con lo que esta entidad mexicana iniciaría su negocio de banca de inversión en el país. No obstante, esta intención de desincorporar su negocio de banca múltiple y la consecuente desaparición de UBS Grupo Financiero, se dio a conocer desde el 2016.

NO SE AFECTA A LOS CLIENTES DE LA ENTIDAD SUIZA

UBS ha informado que la venta su licencia bancaria y la disolución del grupo financiero no afectan en nada los servicios que ofrece a sus clientes, pues el negocio de Casa de Bolsa continúa en México.

En su momento, UBS expuso que la venta de la subsidiaria incluyó únicamente la licencia bancaria, sin contemplar ningún cliente, empleado o activo, así como tampoco sistemas ni procesos.

De esta forma, todas las actividades de banca de inversión que se realizaban a través de UBS Bank México fueron traspasadas a otras subsidiarias desde el 2017, sin afectar operaciones ni empleados, y que se siguen realizando primordialmente a través de sus otros negocios como Casa de Bolsa.

UBS, de origen suizo, ha destacado incluso que México es un mercado estratégico a nivel global para sus operaciones tanto de banca de inversión como de banca privada, y que la venta de su licencia bancaria obedeció a una búsqueda continua de mejoras en su modelo operativo que le permitan seguir posicionándose hacia un mayor crecimiento sostenible y rentable.

“Es importante enfatizar que UBS continúa enfocado en crecer su presencia en México, tanto en banca de inversión como en banca privada, a través de soluciones diferenciadas y ejecución impecable en todos los servicios que ofrecemos a nuestros clientes, ya sea en asesoría de fusiones y adquisiciones, colocaciones de capital o de deuda, corretaje de capitales, manejo de dinero, entre otras”; comentó a finales de junio Emilio Mahuad, country head de UBS México.