Con el fin de proteger al usuario, Ricardo Monreal Ávila promueve prohibir que las entidades financieras ofrezcan cualquier tipo de servicio o soliciten donativos en cajeros automáticos, salvo consentimiento expreso e informado del cliente.

“Esto permitirá generar un entorno financiero en el que la buena fe y los derechos de los usuarios no sean vulnerados, eliminando prácticas abusivas que en muchas ocasiones inducen al error de los usuarios y acaban afectando su patrimonio’’, explicó el presidente de la Junta de Coordinación Política (JCP) del Senado de la República.

En relación con su iniciativa de reformas a la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y a la Ley de Instituciones de Crédito, el también coordinador del grupo parlamentario del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara Alta comentó, a través de un video que publicó en redes sociales:

“Recuerdo que en una ocasión, por error, presioné un botón equivocado para (la contratación de) un seguro, y batallé varios meses para poder cancelarlo. Porque, además, para poder adquirirlo es demasiado rápido, pero para cancelarlo, es un calvario’’.

De acuerdo con el proyecto de enmienda, el propósito es garantizar condiciones adecuadas a partir de las cuales los usuarios de cajeros automáticos accedan a servicios financieros con estricto apego a los principios de transparencia y protección de sus intereses y consentimiento en la oferta de tales servicios, a fin de generar un entorno financiero en el que la buena fe y los derechos de los usuarios no sean vulnerados.

En el caso de que el cliente acepte recibir la oferta de productos y servicios a través de cajeros las entidades deberán informar en las pantallas los términos de la contratación del servicio o producto ofrecido, así como obtener el previo consentimiento de los clientes para aceptar tales condiciones, cita la propuesta de enmienda al artículo 5 de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros.

Las instituciones de crédito tendrán prohibido, de aprobarse el cambio planteado al artículo 106 de la Ley de Instituciones de Crédito:

“Ofrecer créditos, préstamos, seguros o cualquier tipo de servicio financiero, así como solicitar donativos a través de cajeros automáticos, salvo que cuenten con el consentimiento expreso e informado del cliente respectivo, mediante el cual acepte recibir la oferta de productos y servicios a través de cajeros automáticos”.

rolando.ramos@eleconomista.mx