El primer ministro italiano Matteo Renzi desestimó el domingo las acusaciones de que su gobierno mostró favoritismo al salvar cuatro bancos locales, entre ellos uno cuyo antiguo vicepresidente es el padre de su ministra de reformas.

Renzi dijo que "no hubo favoritismo en lo absoluto por el gobierno" en la medida para rescatar a los bancos aquejados con un fondo de 4,000 millones de euros (4.400 millones de dólares) establecido por tres bancos grandes italianos en buen estado financiero.

El ministro de Finanzas Pier Carlo Padoan se reunió con un comité de inversionistas a nombre de quienes perdieron dinero en muchos casos ahorros de toda una vida cuando compraron bonos a través de uno de los bancos aquejados. El panel señaló que es necesario hacer mucho más para ayudarles que el autorizar un fondo de 100 millones de euros (110 millones de dólares) que es considerado para rembolsos parciales.

NOTICIA: Cuatro bancos italianos serán rescatados sin fondos públicos

Padoan les dijo a reporteros que habrá una revisión "caso por caso" de cómo cada inversionista fue manejado por los funcionarios del banco.

"Esto servirá para precisar responsabilidad además de decidir los términos del rembolso", indicó Padoan.

NOTICIA: Italia y Suiza firman protocolo para poner fin al secreto bancario

El gobierno de Renzi actuó para salvar a los bancos antes de la entrada en vigor el 1 de enero de reglas de la UE que harán mucho más difíciles esos rescates.

Separadamente, un fiscal investiga para determinar si el suicidio de uno de los inversionistas, un jubilado que perdió 110,000 euros (121,000 dólares) en bonos en Banca Etruria, puede estar vinculado con alguna de las acciones de los funcionarios bancarios.

NOTICIA: ¿Son los bancos italianos inmunes a la crisis?

Dos partidos opositores, incluyendo el del ex primer ministro derechista Silvio Berlusconi, informaron que presentarán mociones parlamentarias de desconfianza contra la ministra de reformas Maria Elena Boschi, cuya renuncia han pedido.

abr