Uno de los problemas que deberán enfrentar las personas que se jubilen bajo el esquema de 1997 —sistema de afores— son los altos costos de las rentas vitalicias que ofrecen las aseguradoras; y para quien pueda adquirirlas no será suficiente para enfrentar los gastos en salud que se tienen durante la vejez, indicaron expertos.

“Mantener una póliza vitalicia después de la jubilación tiene un costo entre 3 y 5 millones de pesos por persona con condiciones básicas, una cifra realmente alarmante si consideramos que menos de 2% de la población en México gana más de 20,000 pesos mensuales”, indicó Maryela Aguilar, directora comercial de Lockton México.

Cuando una persona termina su carrera laboral y recibe una pensión, puede adquirir un plan vitalicio a través de una aseguradora, la cual le garantiza una renta mensual hasta que fallezca.

El monto que reciba dependerá del ahorro que generó el trabajador durante su vida laboral. La aseguradora absorbe el riesgo de inflación, longevidad y de mercado.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, actualmente sólo cuatro aseguradoras (Sura, Banorte, GNP y BBVA) ofrecen rentas vitalicias, lo cual implica que entre menos competencia exista, más difícil sería reducir los precios de dichos productos financieros.

Aguilar explica que lo anterior se debe a que, ante el bajo ahorro que hacen los trabajadores mexicanos para su pensión, las aseguradoras no ven rentable este producto, pues deben hacer frente a riesgos como el crecimiento de la esperanza de vida.

“Las aseguradoras van generando productos y con el tiempo van viendo si esto les genera la rentabilidad que están buscando y con base en ello van limitando el tipo de productos que ofrecen para el mercado”.

Carlos Lozano, director general de Nathal Actuarios y Consultores, detalló que una renta vitalicia puede salir más cara si la persona desea cubrir los gastos de su cónyuge o de algún familiar cuando fallezca.

“Si la persona fallece, al beneficiario se le puede seguir pagando esa renta vitalicia. Cada vez que se le agrega un cónyuge o un hijo, el precio de la renta vitalicia sube. Es decir, la aseguradora cobra más dinero porque tiene más riesgo de pagar más cantidades y por más tiempo, por eso son caras”.

Costos en salud se vuelven mayores

La directiva de Lockton mencionó que, aun con la renta vitalicia, será complicado para los pensionados solventar los gastos que se tengan en salud.

“En general, el costo de salud después de la jubilación puede ser hasta cuatro veces más de lo que se ha gastado en la vida activa, además, los gastos en salud en la tercera edad son los más altos que tiene una persona durante su vida”.

Lozano ejemplificó: una persona que recibe 10,000 pesos al mes de una renta vitalicia, en un año tendrá 120,000 pesos, pero tiene necesidad de una operación de cirugía a corazón abierto que cuesta 1 millón de pesos, “no le va a alcanzar”.

Aguilar detalló que, ante los avances tecnológicos en la medicina, el costo del cuidado de la salud se elevará exponencialmente, “es por ello que debemos de considerar, además de ahorrar para mantener la misma calidad de vida al jubilarnos, también ahorrar para mantener el mejor estado de salud después del retiro”.

Indicó que desde Lockton están diseñando un modelo que ayude a las empresas a que puedan hacer aportaciones en primas anticipadas de seguros de gastos médicos mayores.

“Lo que proponemos es crear un fondo de pago de primas anticipadas para que las personas que hoy tienen 40 o 30 años, al momento de tener 65, puedan obtener una póliza de gastos médicos mayores”.

Otras opciones

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, cuando un trabajador termina su vida laboral tiene tres opciones para tener su pensión: retiros en una sola exhibición, retiros programados y rentas vitalicias.

El primero se basa en que las personas puedan retirar el monto total de su ahorro al cumplir con la edad legal de retiro, es decir, es una sola exhibición.

Los retiros programados se dan a través de la afore y son pagos parciales con un monto fijo o variable con cargos sobre saldo. Los recursos son heredables.

Finalmente están las rentas vitalicias que ofrecen las aseguradoras. La aseguradora absorbe el riesgo de longevidad, inflación y  mercado.

[email protected]