El hecho de que México ocupará el primer lugar de rendimientos durante el 2020 (con 9.3%) entre los fondos de pensiones de 38 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) fue un efecto de la volatilidad de los mercados, dijo Abraham Vela Dib, titular de la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para Retiro (Consar), y atribuyó este hecho a una “casualidad”.

“En Consar no le damos tanta importancia a los rendimientos que obtienen las pensiones en un año en particular. Los periodos cortos de buenos rendimientos tienden a alternarse con periodos de bajos rendimientos porque ello refleja la volatilidad que caracteriza a los mercados en el corto plazo y ésta puede jugar a favor o en contra", acotó.

Ante ello, Vela Dib explicó a El Economista que lo verdaderamente relevante son los rendimientos que se obtienen en periodos largos, como cinco, 10, 20 y 30 años.

“Los rendimientos a un año como los reporta la OCDE son entonces de poca relevancia para evaluar la gestión y calidad de las inversiones de los fondos de pensiones, pues obedecen a cuestiones coyunturales y reflejan la volatilidad de corto plazo”, detalló Vela Dib.

El titular de la Consar describió que lo que propició los altos rendimientos fueron la baja de las tasas de interés del Banco de México y de otros bancos centrales derivado de la pandemia de Covid-19. 

Asimismo, destacó que los países comparados por la OCDE obedecen a diferentes sistemas pensionarios como de reparto, ocupacionales privados, de capitalización individual o mixtos.

“No todos los fondos de pensiones tienen el mismo portafolio de inversiones ni están sujetos a los mismos horizontes de inversión. En algunos países los sistemas financieros nacionales son más desarrollados que en otros, y no todos tienen el mismo grado de integración con los mercados internacionales”, explicó.

Por su parte, Octavio Ballinas, vicepresidente financiero de Consar en entrevista, llamó a los trabajadores con un administradora de fondos para el retiro (afore) a no prestarle tanta atención a los resultados en el corto plazo, sino a observar sus rendimientos a mediano y largo plazos.

Cambios en régimen de inversión ayudaron

En cuanto al resultado de los rendimientos, el vicepresidente financiero de Consar, mencionó que en parte se debe a que en el 2019 se hizo una transición del esquema de las cinco siefores a siefores básicas generacionales.

Bajo este esquema, los recursos del trabajador son asignados a la siefore asociada a su fecha de nacimiento y son mantenidos en ésta durante toda su vida laboral. También, cada una de las siefores observa un régimen de inversión que evoluciona, volviéndose cada vez más conservador conforme sus afiliados se acercan a la edad de retiro.

Aunado a esto, otro cambio importante en el régimen de inversión fue el incremento en los límites de inversión en los instrumentos de renta variable. Por ejemplo, el límite de la siefore básica 90-94 está en 52.5% y crecerá progresivamente hasta 60% al final del 2021. Sin embargo, cuando el ahorrador se acerque a la edad de retiro el límite de inversión bajará hasta 15 por ciento.

“Hoy los límites de inversión son de 13 puntos porcentuales más altos que los que teníamos antes, esto significa que las afores pudieron invertir más en renta variable que en años pasados”, comentó Ballinas.

Además, estos cambios se juntaron con los eventos que sucedieron en marzo cuando se desató la pandemia, la volatilidad de los mercados fue muy intensa durante esos meses e impactó las valuaciones de las compañías y los mercados en renta variable.

santiago.renteria@eleconomista.mx