La reforma a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro (SAR) que se aprobó en la Cámara de Diputados y que se encuentra parada en el Senado debe mejorar la transparencia sobre las inversiones que hacen las administradoras de fondos para el retiro (afores). A la fecha no se informan o detallan las inversiones que no generan rendimientos, indicaron expertos.

“El sistema ha sido muy benévolo, en casi 22 años de operación de las afores no se conoce de las inversiones mal hechas por las administradoras o de operaciones de inversión donde se hayan desviado recursos, eso no se conoce en nuestro sistema”, expuso Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana.

Mencionó que la reforma a la ley del SAR contempla varios cambios al régimen de inversión de las afores, así como un nuevo esquema de fondos de inversión, con lo que se debe tener más claridad sobre cómo se invertirá el ahorro de los trabajadores.

Uno de los temas que más generó incertidumbre, sobre cómo invierten las afores, fue la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), donde cinco afores invirtieron 17,377 millones de pesos.

Si bien la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) informó en su primer reporte trimestral del 2019 que las afores han recuperado 99% de las inversiones, no queda claro qué efecto hubo en los rendimientos que se dieron a los trabajadores.

A este caso se suman las inversiones que hizo PensionISSSTE en ICA, cuando dicha empresa se encontraba en una situación de insolvencia, o las inversiones que hicieron Sura y Citibanamex en Oro Negro, firma que enfrenta problemas financieros ante el impago de Petróleos Mexicanos.

Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), consideró que la reforma a ley del SAR representa una oportunidad para que las afores sigan mejorando tanto los estados de cuenta como sus páginas de Internet para brindar mejor información.

“Las afores ahora deben explicar qué es un fondo generacional, qué inversiones van hacer, qué porcentajes se destinarán a ciertos proyectos y qué pasa cuando un proyecto no genera rentabilidad; son dudas que se deben despejar, partiendo de la idea de que la gente no conoce estos temas”.

Recientemente, la Consar informó que las sociedades especializadas en fondos para el retiro (siefores) serán sustituidas por fondos generacionales, los cuales permiten tener mejores estrategias de inversión a largo plazo y mejorar los rendimientos que se dan a los trabajadores.

De acuerdo con la edad que tenga el trabajador, el ahorro de su retiro estará en uno de los 10 fondos generacionales, donde permanecerá hasta jubilarse.

 

Consar debe facilitar información

Actualmente, en su página web, la Consar informa sobre temas relacionados con las inversiones que hacen las afores. Muestra los límites.

Por ejemplo, en la Siefore Básica 1, que administra las cuentas de los trabajadores que tienen 65 años o más, sólo pueden invertir 10% de sus activos en renta variables, 20%, en valores extranjeros, y 5%, en fibras, por mencionar algunos.

Para Sánchez Tello el manejo de la información no es amable para la mayoría de las personas, especialmente si se quiere conocer un historial de rendimientos.

“Si bien hay varios datos en la página de Consar, la realidad es que es laborioso porque el trabajador tiene que meterse a varias ventanas  y descargar una página de Excel”.

Los expertos coincidieron en que tanto autoridades como afores deberían difundir más información sobre educación financiera, pues la mayoría de las personas carece de conocimiento sobre conceptos como: afore, rendimientos y comisiones.

Reconocen que desde que se creó el sistema de afores en 1997, el país nunca había generado una cantidad de ahorro como la actual que representa 15% del Producto Interno Bruto.