El fuerte incremento del crédito bancario al consumo, por el momento, no es un problema grave para el sector; sin embargo, es necesario que las autoridades tomen pronto las medidas necesarias para evitar que se forme una burbuja financiera que reviente en el corto plazo, consideraron especialistas y académicos.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) mencionó recientemente que los créditos de nómina están siendo revisados a detalle en los bancos, ya que el incremento que presentan puede estar afectando negativamente a los otros productos de crédito.

Al mes de abril del 2012, el saldo del crédito de nómina bancario sumó 101,334 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 50.3%, comparado con lo reportado un año antes.

Pablo Cotler, director del Departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana, consideró: El verdadero reto de las autoridades es alcanzar un equilibrio entre la supervisión de un crecimiento ordenado del crédito de nómina, sin que esto represente una contención demasiado fuerte para el crecimiento del crédito bancario en su conjunto, dado que éste aún es bajo dentro de la población mexicana .

El crédito de nómina representa 20.3% de la cartera de consumo de los bancos y 4.1% de toda la cartera vigente del sector bancario en México.

El especialista destacó que si bien el crédito de nómina es un recurso por el cual las familias pueden tener un crédito al consumo más económico que una tarjeta de crédito, los mismos bancos deben tener políticas de originación de crédito adecuada que les evite tener pérdidas en este tipo de productos.

Sin embargo, para la misma autoridad, el problema tiene cierto grado de complejidad, ya que reconoció que el reto es supervisar y regular el crecimiento de estos créditos, no detener el flujo del crédito en medio de una desaceleración global.

No es tan sencillo, porque nadie quiere pararse en bonanza. Es difícil, en un entorno de crecimiento, identificar si se está generando una burbuja, porque en el caso del crédito de nómina se parte de una base muy baja, por lo que entendemos que el reto es equilibrar hasta dónde se debe detener el ritmo de crecimiento , dijo Gerardo Rodríguez Regordosa, subsecretario de Hacienda.

De enero a abril del 2012, el crédito de nómina registró un crecimiento de 8%, significando un aumento de menor ritmo que el alcanzado en el mismo lapso del 2011, el cual fue de 22 por ciento.

Para Josefina Morales, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, los bancos tienen una gran responsabilidad sobre la composición de sus carteras de crédito.

Si bien el crédito al consumo es más caro que otros créditos, el que se otorga a través de la nómina es caro si se toma en cuenta que el riesgo de impago es muy bajo, por lo que junto con el de tarjetas de crédito, les es muy rentable saturar al cliente con estos productos , consideró la académica.

Por ello, la CNBV está revisando hasta cómo están generándose los créditos de nómina.

Estamos analizando la pertinencia de poner una regulación especial sobre estos créditos, donde se haga más caro a los bancos otorgar un crédito de nómina a personas que están con muchas deudas , dijo Guillermo Babatz, presidente de la CNBV.