En la actualidad, las casas de cambio que operan en el país no están sujetas a una regulación estricta , y la normatividad que las rige es dispersa y con vacíos que provocan baja efectividad jurídica . Con base en estos argumentos, el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Cámara de Diputados presentó el pasado 4 de septiembre la iniciativa de ley de casas de cambio.

El objetivo, menciona el legislador David Pérez Tejada Padilla, promotor de la iniciativa, es contar con una regulación estricta que controle aún más la libre circulación de dólares en efectivo evite el lavado de dinero por parte del crimen organizado, e impida abusos a los verdaderos clientes.

Las casas de cambio son sociedades autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), reglamentadas por el Banco de México (Banxico) y supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Se rigen principalmente por la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito (LGOAAC), además de que ahora tienen limitaciones en los montos de compra y venta de dólares, y deben reportar operaciones inusuales de sus clientes.

Actualmente sólo hay nueve casas de cambio operando en el país. Para el PVEM, sin embargo, las disposiciones de la LGOAAC sólo contemplan el supuesto de la prevención del lavado de dinero, dejando de lado otros elementos necesarios en la reglamentación de las casas de cambio.

Si bien contemplan una serie de disposiciones que las regulan, éstas no están sujetas a la regulación más estricta por parte de la autoridad bancaria a través de la CNBV o del Banxico , dice la exposición de motivos.

Añade el representante popular que si bien las restricciones impuestas por el Ejecutivo respecto de los montos de compra y venta de dólares y la identificación de los usuarios en las casas de cambio han sido un importante avance en esta materia, la normatividad al respecto sigue estando dispersa y deja vacíos que provocan baja efectividad jurídica .

En este sentido, el PVEM precisa que la ley de casas de cambio tiene como fin que estas sociedades sean correctamente reguladas y controladas, así como incorporar dentro de un solo ordenamiento jurídico las diversas disposiciones que se han emitido en la materia.

Entre los planteamientos que se incluyen en la iniciativa presentada por el Verde destacan: la posibilidad de que el Banxico pueda supervisar el funcionamiento de las casas de cambio e intervenir en sus operaciones para fomentar condiciones de estabilización cambiaria y competencia; así como la ganancia cambiaria que obtenga el banco central por la compra-venta de divisas no sea utilizada para cubrir gasto corriente, sino que la aplique exclusivamente a la construcción de reservas para la amortización de las pérdidas cambiarias en que pueda incurrir.

Asimismo, establece un plazo no mayor a 30 días para que la SHCP emita la resolución respecto de la autorización de las posibles casas de cambio, así como una serie de requisitos respecto de la honorabilidad y conveniencia de los posibles socios que la integren.

SISTEMA ELECTRÓNICO AUTOMATIZADO

También plantea la utilización de un sistema electrónico automatizado por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT), para que a través de éste se pueda llevar a cabo la adecuada fiscalización de operaciones que pudieran resultar en hechos ilícitos, así como para la conformación de una base de datos para la identificación del usuario.

La iniciativa de ley de casas de cambio del PVEM refiere, de igual forma, que las remesas enviadas por los connacionales muchas veces se encuentran afectadas por los abusos que se establecen en las casas de cambio al no establecer límites en las comisiones y tipos de cambio aplicables a las mismas, por lo que se propone reglamentar dicha situación. Aunque algunos de estos planteamientos ya están considerados en la LGOAAC, la intención del PVEM es que haya un solo ordenamiento jurídico en la materia.

La iniciativa de ley de casas de cambio fue turnada a las comisiones de Hacienda Crédito Público y de Presupuesto y Cuenta Pública, aunque éstas aún no están conformadas.