El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados propuso una iniciativa para que el porcentaje del ahorro solidario para los trabajadores que coticen en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de manera libre y voluntaria incremente en dos puntos porcentuales, para que de esta manera puedan ahorrar hasta 4% del sueldo base de cotización.

En la reforma al artículo 100 de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el PRI también propone que esos recursos puedan estar a disposición del trabajador por emergencia sanitaria o por causa de fuerza mayor.

La norma vigente señala que “los trabajadores podrán optar por que se les descuente hasta 2% de su sueldo básico, para ser acreditado en la subcuenta de ahorro solidario que se abra al efecto en su cuenta individual”, por lo que el monto se duplicaría con la modificación.

La diputada federal María Sara Rocha indicó que con esta modificación, además de promover un mayor ahorro, las tasas de reemplazo de las pensiones aumentarán, y con ello se evitará que en un futuro el Gobierno Federal tenga un mayor gasto en la atención de las personas mayores derechohabientes y sus familias.

En el documento, turnado a la Comisión de Seguridad Social, para dictamen y a la de Trabajo y Previsión Social, para opinión, la legisladora priista señala que la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) informó que el ahorro solidario alcanzó durante el primer semestre del 2020, 33,888 millones de pesos, es decir 26.2% más que la registrada en el mismo mes del año anterior.

Añadió que hasta septiembre de este año las Afores administran recursos por 4 billones 473,240 millones de pesos, en un total de 67 millones 450,180 cuentas, de las que 2 millones 150,660 corresponden a Pensionissste.

Indicó que México tiene un sistema de pensiones y jubilaciones fragmentado, por lo cual es favorable incentivar el ahorro voluntario y ampliar los esquemas de inclusión financiera.

marisol.velazquez@eleconomista.mx