Luego de un 2020 donde el préstamo prendario fue afectado a causa del impacto económico de la pandemia, este tipo de crédito ha comenzado a recuperarse y se enfila a un crecimiento de poco más de dos dígitos al final del año, indicó Andrés Corona Juárez, director de Crédito y Riesgos para Nacional Monte de Piedad.

En entrevista, Corona Juárez comentó que conforme las entidades del país comienzan a tener una mayor reapertura comercial, será importante brindar liquidez a los microempresarios, en especial a los que actualmente no son atendidos por instituciones financieras tradicionales, como los bancos, debido a que muchos de ellos laboran en la informalidad.

“Comenzamos a observar un crecimiento, crecimos a tasas de 5 o 6% en crédito durante los primeros cinco meses del año, quiere decir que la gente está empezando a demandar más crédito y estamos colocando más. Eso es bueno porque la economía se está reactivando”, detalló el directivo de Nacional Monte de Piedad.

De acuerdo con Corona Juárez, si bien se puede considerar como positivo el comportamiento del crédito prendario durante el 2020, pues se colocaron cerca de 7.8 millones de créditos, esto significó un “ligero” decrecimiento respecto a los 10.5 millones de financiamientos colocados en el 2019; sin embargo, en este 2021, se prevé al menos un aumento de 10% respecto al año anterior.

“El tema del avance del semáforo verde será decisivo. Un elemento fundamental de los semáforos es la restricción de los negocios que son considerados como actividad económica no esencial, en el semáforo verde está la posibilidad de que los negocios que están en sectores no esenciales reabran y eso es importante para la actividad económica, especialmente en la informal”, comentó el directivo de esta organización de asistencia privada enfocada al financiamiento social.

Corona Juárez explicó que, pese a las dificultades económicas de los últimos meses, se mantuvo el índice de recuperación prendaria, que significa que ocho de cada 10 clientes de la organización pueden recuperar sus prendas; sin embargo, en la parte de créditos personales, donde no se requiere una garantía prendaria, la morosidad sí se elevó.

Morosidad prendaria, se mantiene

Corona Juárez explicó que, pese a las dificultades económicas de los últimos meses, se mantuvo el índice de recuperación prendaria, que significa que ocho de cada 10 clientes de la organización pueden recuperar sus prendas; sin embargo, en la parte de créditos personales, donde no se requiere una garantía prendaria, la morosidad sí se elevó.

Corona Juárez explicó que, pese a las dificultades económicas de los últimos meses, se mantuvo el índice de recuperación prendaria, que significa que ocho de cada 10 clientes de la organización pueden recuperar sus prendas; sin embargo, en la parte de créditos personales, donde no se requiere una garantía prendaria, la morosidad sí se elevó.

“De cada 10 clientes, ocho recuperan sus prendas, es decir, vienen, pagan capital más intereses”, detalló el directivo y añadió que los dos clientes, de esos 10, que no recuperan sus pertenencias, pueden obtener una compensación monetaria si dicha prenda se vende por encima del préstamo otorgado.

Nacional Monte de Piedad cuenta con una sociedad financiera popular (sofipo), donde otorga préstamos personales sin garantía, en donde el crédito promedio es de 22,000 pesos. En este contexto, pese a los programas de apoyo a sus acreditados, de la mano de las facilidades contables emitidas por la autoridad, la morosidad en este vehículo financiero sí sufrió un impacto.

A marzo pasado, la sofipo presentó un índice de morosidad de 11.65%, cuando un año antes dicho indicador era de 6.40 por ciento.

El directivo enfatizó en la necesidad de atender a microempresarios, especialmente a los que laboran en la informalidad. “Es un segmento de generador de empleo muy potente... ese segmento por contratar tres o cinco personas adicionales y cuando se les da un crédito, en realidad estás potenciando el empleo para tres o cinco personas más”.

Corona Juárez explicó que, con el tema de la pandemia, la digitalización avanzó en la operatividad de la institución.

rrg