Las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), por su capacidad autogestiva, son el vehículo adecuado para que la próxima administración gubernamental garantice los recursos de la banca de desarrollo dirigidos al campo, por lo que el nuevo gobierno debe trabajar de la mano con estos intermediarios en beneficio de las comunidades donde éstos operan, aseguró la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (Unimoss).

En entrevista, Gregorio Viramontes Pérez, secretario de Unimoss, dijo que en la presente administración, a pesar de que hubo instituciones financieras gubernamentales para apoyar al campo, éstas se enfocaron en grandes productores sin buscar impulsar el desarrollo de las comunidades.

“La verdad es que los pequeños productores fueron olvidados (en esta administración), no hubo banca de desarrollo para ellos, de fomento (...) a las entidades financieras rurales las fueron relegando, porque la estrategia era no vincularse con ellos para no darles seguimiento”, comentó Viramontes Pérez.

El directivo de Unimoss afirmó que en el gobierno actual hubo instituciones como los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), así como la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), que su operación no benefició a los pequeños productores, es decir, aquellos que generan entre 3.5 y 5 hectáreas de cultivo y que necesitan financiamientos de hasta 15,000 pesos para apoyar su producción.

“FIRA se enfocó en el trabajo con la banca comercial y básicamente para grandes productores. En el caso de FND, a la cual se le asignó apoyar al pequeño productor, la verdad es que por su tamaño y esquema de operación hacía inviable completamente atender al sector social (...) esto hizo que se enfocara en la colocación con grandes productores, que son los que podían recibir grandes cantidades de recursos en un solo expediente”, comentó.

La solución

Para Viramontes Pérez, el próximo gobierno, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, debe tener un enfoque más territorial, con apoyo a sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) que apoyen al pequeño productor, por lo que estas entidades pueden potencializar los recursos de la banca desarrollo en beneficio de más comunidades.

“Esperamos que las comunidades tengan capacidad de autogestión y de autofinanciamiento, lo que es fundamental para el desarrollo territorial, porque las decisiones se vuelven locales y generan un esquema participativo”, afirmó Viramontes Pérez.

“Es donde nosotros —agregó— vemos que las cooperativas tienen un espacio fundamental. No es que nos neguemos a otro tipo de intermediarios financieros rurales; sin embargo, es en la cooperativa donde encontramos el mejor esquema de participación ciudadana, como banca social y por eso es que nosotros buscamos que tenga un peso fundamental en este tipo de estrategia”.

Cuestionado sobre si la propuesta de Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México, de crear un banco especializado en la atención de socaps, también beneficiaría a los pequeños productores del campo en el país, el directivo de Unimoss indicó que puede ser una idea complementaria a la de apoyar a cooperativas regionales.

“Las cifras son dramáticas, hay cerca de 30% de municipios de este país que no tiene servicios financieros y en pleno siglo XXI eso parecería imposible de aceptar (...) lo del banco de cooperativas sería una idea complementaria, tenemos que encontrar diferentes respuestas a las dificultades de cada una de las comunidades desatendidas del país”, afirmó.

Viramontes Pérez destacó que aunque pareciera que el sureste del país podría ser el más rezagado respecto a los apoyos que se dan a los productores del campo, esto es un problema general que abarca todas las regiones de México.

“Lamentablemente en los estados de mayor producción de granos, como Sinaloa o Jalisco, existen comunidades que aún no han desarrollado su potencial por la falta de recursos, entonces si bien hay una necesidad más clara en el sureste, el problema es a nivel nacional”, puntualizó.

De acuerdo con Viramontes Pérez, Unimoss trabaja en una propuesta que entregará al equipo de López Obrador donde detallará la propuesta para potencializar, con recursos de la banca de desarrollo, el apoyo a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo y que éstas, a su vez, ayuden tanto a las comunidades donde operan como a los pequeños productores de éstas.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx