Aunque la morosidad en la banca en general se mantiene en niveles bajos de 2.21%, en los créditos al consumo es donde se encuentra más alta, empujada principalmente por la registrada en los créditos personales.

Información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) refiere que el Índice de Morosidad (Imor) de la cartera de crédito al consumo, que al mes de abril alcanzó 985,514 millones de pesos, fue de 4.56%, cifra mayor a 4.15% del mismo mes del 2017.

Los bancos que registraron la morosidad más alta en abril en su cartera de consumo fueron Bancoppel con 17.77%, pero con una ligera baja anual desde 18.82% anterior y Banco Ahorro Famsa, también con una baja anual de 17.51 a 15.18 por ciento.

Los bancos que presentaron un crecimiento de la morosidad en su cartera de consumo de abril del 2017 al mismo mes del 2018 fueron Banco Azteca, donde pasó de 4.17 a 7.45%, e Inbursa de 5.90 a 7.28 por ciento.

Dentro de los créditos al consumo, fue el portafolio de créditos personales de la banca el que presentó la morosidad más alta con 6.61% en abril del 2018 contra 5.28% de abril del 2017. Aquí el saldo de la cartera total era de 212,279 millones de pesos en ese mes.

En este rubro fue Banco Inbursa el banco que registró la morosidad más alta con 15.93% contra 12.55% de abril del 2017, seguido de Banco Ahorro Famsa con 15.43%, una baja respecto a 17.82% del mismo periodo del año previo. Después estuvo Intercam Banco con 11.33% contra 4.10% del año anterior.

Problemas para pagar la tarjeta

En cuanto a las tarjetas de crédito, cuyo saldo alcanzó 384,504 millones de pesos en abril, el Imor llegó a 5.30% contra 5.05% de abril del 2017.

Aquí fue Consubanco la institución con la morosidad más alta al llegar a 23.50% contra 23.64% de abril del 2017; seguido de Bancoppel con 21.30% (contra 21.42%); Banco Azteca con 19.22% (contra 16.75%), y Banco Ahorro Famsa con 10.46% (contra 8.44 por ciento).

En lo referente al portafolio de nómina, con un saldo de 231,483 millones de pesos, la morosidad fue la más baja de los créditos al consumo con 2.80% contra 2.97% de abril del año pasado.

Cabe recordar que este tipo de créditos se descuenta directamente de la nómina de los trabajadores, aunque recientemente se estaba dando un fenómeno donde el cliente, al cambiar su cuenta de nómina a otro banco, dejaba de pagar el financiamiento con el banco de origen.

En este segmento fue Bancoppel el que tenía la morosidad más elevada con 18.40% (contra 3.78% de abril del 2017) y Banco Ahorro Famsa con 9.61% (contra 8.17 por ciento). Destaca aquí el caso de Inbursa que bajó en este rubro el Imor de 15.52 a 1.69 por ciento.

Por otra parte, en el crédito automotriz que otorga la banca (catalogado también como financiamiento al consumo), se encuentra la morosidad más baja en el segmento con 1.76% a abril, pero ligeramente superior a 1.49% del mismo mes del 2017.

En otras carteras, ajenas al crédito al consumo, el Imor se mantiene prácticamente sin cambios importantes. En empresas, bajó ligeramente de 1.9% en marzo del 2017 a 1.7% en marzo del 2018 y en vivienda subió ligeramente de 2.6 a 2.7% en el periodo.

En este sentido,  pese al incremento en crédito al consumo, la Asociación de Bancos de México  destacó que la morosidad en general se mantiene en niveles mínimos, por lo que el crédito bancario sigue creciendo, con buena calidad en los portafolios.

eduardo.juarez@eleconomista.mx