Después de un año tan difícil por la pandemia de Covid-19, el 2021 ofrece elementos de optimismo, afirmó Jane Fraser, directora general de Citi a nivel global.

En la inauguración de la reunión plenaria de Citibanamex, que este año se desarrolla de manera virtual, mencionó que los mercados han respondido positivamente a los apoyos fiscales de los gobiernos y a la liquidez ofrecida por los bancos centrales.

“El desarrollo de las vacunas es un elemento esperanzador, aunque sabemos que plantea retos logísticos y tomará tiempo”, dijo.

Fraser, quien asumió apenas el 1 de marzo como directora general del estadounidense Citigroup, destacó que estos factores confieren una mejor perspectiva para la economía global, aunque reconoció que la recuperación no será homogénea.

“Estados Unidos y China tendrán un repunte más acelerado que Europa y la mayoría de los países emergentes”.

En el caso de México, mencionó que la sólida recuperación de la economía de Estados Unidos y la política comercial y migratoria del nuevo gobierno, generará nuevas oportunidades de negocio e inversión, aunque no estarán exentos de retos.

En este sentido, la directiva dijo que para capitalizar estas oportunidades y enfrentar exitosamente los desafíos, México debe consolidar un ambiente de negocios que genere una mayor estabilidad, confianza y colaboración, que le permitan aprovechar al máximo tales circunstancias.

Mercado mexicano, crucial para los planes del grupo

Jane Fraser resaltó que, frente a la crisis impredecible que se vivió el año pasado, Citi ha demostrado ser un banco global con solidez financiera y resistencia institucional, además de contar con la tecnología necesaria para seguir apoyando a los clientes, colaboradores y comunidades donde el banco está presente alrededor del mundo.

“Citibanamex es un muy buen ejemplo de ello. Entre las múltiples acciones de apoyo a la comunidad, nos enorgullece particularmente el trabajo que hemos hecho, junto con otras 16 fundaciones y empresas, el gobierno de la Ciudad de México y la Universidad Nacional Autónoma de México, para habilitar el Centro Citibanamex como unidad temporal Covid-19, un hospital con más de 600 camas, 64 de ellas de terapia intensiva, donde se han atendido más de 6,000 pacientes”, expuso.

La directora global de Citi, destacó que el mercado mexicano es crucial para los planes del grupo, y que Citibanamex juega un papel clave en su estrategia de negocio, y en el compromiso de ofrecer la mejor experiencia bancaria en México.

Mencionó que este año es significativo para el grupo, dado que se celebran 20 años de la integración del Banco Nacional de México con Citi, y 50 años de impulsar la cultura mexicana a través del Fomento Cultural Citibanamex.

Fraser informó que Citi está iniciando una nueva etapa de transformación, con base en lo que ya se ha constituido, para avanzar a ser un banco cada vez más digital.

Prueba de ello es que el banco ha sido una de los impulsores del los pagos a través del Código Digital (CoDi).

Decisiones del gobierno crean incertidumbre

Por su parte, Valentín Diez Morodo, presidente del Consejo de Administración de Citibanamex, refirió que en México la pandemia coincidió con un cambio de régimen de gobierno, cuyas decisiones están creando una enorme incertidumbre en el desarrollo de la economía nacional.

Destacó que durante más de 20 años, el país pugnó por la aprobación de las reformas de segunda generación, a fin de hacer más competitivo el marco sistémico de la economía mexicana, pero que, sin embargo, una vez aprobadas, se enfrenta a la carencia de ideas para implementarlas de forma adecuada.

“Pero mucho más grave (se enfrenta), a un cambio en la estrategia de desarrollo que parece no tener un rumbo definido, y éste sería el centro del problema en la actualidad”, puntualizó.

Finalmente comentó que el reducido nivel de crecimiento de la economía mexicana en los 20 años más recientes, obliga a pensar que éste no se circunscribe a la adopción de un modelo, “ya que el desarrollo y el crecimiento de un país es resultado de una acción práctica que genere riqueza”.

eduardo.juarez@eleconomista.mx