México es el país de América Latina donde hay mayor competencia entre las plataformas de fondeo colectivo, o crowdfunding, respecto a las otras naciones de la región, por lo que será un mercado que alcanzaría la maduración rápidamente, en beneficio de la demanda, indicó Alejandro Cosentino, director de la plataforma Afluenta.

En entrevista, el director de la plataforma que también tiene operaciones en Argentina, Perú, Colombia y Brasil, comentó que la actividad del fondeo colectivo, o de préstamo entre personas, lleva riesgos inherentes, como la falta de liquidez para los inversionistas en ciertos momentos del proceso; sin embargo, se han podido resolver conforme a la evolución del mercado, que en México es muy acelerado.

“Quizá México sea el único mercado de América Latina donde hay un alto nivel de competencia, en donde existen otras plataformas que brindan servicios similares. Los mercados donde hay mayor competencia se desarrollan más rápidamente porque al haber más oferta, estimula la demanda, ése es un factor (en México) que no tiene ningún otro país de América Latina, ni siquiera Brasil”, explicó Cosentino.

De acuerdo con datos del noveno Reporte Nacional de Inclusión Financiera, en México durante el 2017 cerca de 8,000 empresas consiguieron financiamiento para sus proyectos mediante mecanismos de fondeo colectivo, o préstamo entre personas, es decir, un crecimiento de 280% respecto a lo registrado en el 2015.

Asimismo, el número de inversionistas o individuos fondeando campañas en el 2017 fue de poco más de 83,000, frente a 46,016 del 2015 y 64,994 del 2016.

Para Cosentino el desarrollo que ha tenido el financiamiento entre personas en México se verá beneficiado por la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o Ley Fintech, la cual contempla un apartado para las plataformas dedicadas a esta actividad.

“El desarrollo de la Ley Fintech ha sido muy vanguardista, la autoridad mexicana ha estado por delante de todos sus pares en América Latina y ha tenido la capacidad de prever una legislación para desarrollar este segmento de negocio de manera más sostenida”, comentó el director de Afluenta.

En este contexto, Cosentino apuntó que las plataformas de tecnología financiera se beneficiarán de un mercado donde exista una regulación y a la par se desarrollarán segmentos de mercado más sólidos y con más certeza para participar en ellos.

“Veo un gran futuro para este tipo de plataformas porque la regulación no sólo da certeza al público sino a las compañías sobre los productos que puedan desarrollar y comercializar. Además, crea mercados, segmentos de mercado, de manera más sólida, es más, todo mundo quiere copiar a México, hay países de Oriente, de Asia, que quieren copiar la ley a México”, indicó el director general de Afluenta.

Corregir fallas

Cosentino se dijo consciente de que la actividad del préstamo entre personas tiene fallas así como riesgos inherentes a ella, por lo que en todo el tiempo que Afluenta ha operado en México, se han podido implementar mecanismos para corregir estos problemas, por ejemplo, dotar al inversionista de esta plataforma de liquidez inmediata, sin que se tenga que esperar a los tiempos propios de su inversión.

“Afluenta permite a los inversionistas tener liquidez en sus inversiones. En cualquier otra plataforma mexicana, si un inversionista le da un préstamo a una persona a tres años tiene que esperarse al vencimiento de las cuotas a tres años para poder recuperar su capital, en cambio en Afluenta hemos establecido que el cliente que quiere vender sus participaciones va al mercado secundario y en el mercado secundario va a obtener su dinero de regreso en el momento que quiera”, explicó.

En los dos años de operación de esta plataforma se han derramado casi 80 millones de pesos en financiamiento con casi 2,200 préstamos otorgados e intereses generados por un monto de 11.5 millones de pesos.

De acuerdo con Cosentino, Afluenta trabaja para pedir la licencia para operar como institución de tecnología financiera bajo el amparo de la Ley Fintech.

[email protected]