México busca ampliar sus oportunidades de negocio con los países de la Península Arábiga, un mercado potencial de 486 millones de consumidores, informó ProMéxico.

Por lo anterior, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), junto con el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y ProMéxico, realizó un taller sobre apoyos para las exportaciones hacia esa región del mundo.

El curso fue inaugurado por el director general del Bancomext, Francisco González Díaz, quien estuvo acompañado por los directores para África y Medio Oriente de la SRE, Jorge Álvarez Fuentes, y para Asia de ProMéxico, Héctor Rodrigo Martínez Elizondo.

En el encuentro se destacó el enorme potencial comercial que tienen los países de la Península Arábiga, integrada por 18 economías y con un Producto Interno Bruto que supera los 6,000 millones de dólares y sus importaciones totales los 500,000 millones de dólares.

Los funcionarios dejaron en claro el enorme interés de México por intensificar la relación con esa región, a la que han apostado más de 450 empresas mexicanas en diferentes rubros.

De acuerdo con ProMéxico, el intercambio comercial entre México y la región arábiga supera los 2,790 millones de dólares y las exportaciones mexicanas crecieron 684%, al pasar de 207 millones de dólares, en el 2004, a 1,619 millones en el 2014.

Las naciones de Medio Oriente tienen gran interés de participar en varios sectores mexicanos, como la agroindustria, energías renovables y turismo, expuso el organismo en un comunicado.