Durante el 2020 los bancos tuvieron que realizar importantes reservas adicionales para enfrentar posibles riesgos de cartera. Ello, aunado al cierre de la actividad económica que derivó en un menor dinamismo del crédito, impactó en las utilidades del sector.

En lo que va del 2021, una vez que ya ha pasado lo peor en cuanto a la expectativa de morosidad, las provisiones se han reducido de forma importante, y ante la reapertura económica, los ingresos por comisiones, entre otros conceptos, han aumentado, lo que ha impulsado las ganancias de los bancos en el primer semestre del 2021.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a junio del 2021 la utilidad neta de la banca alcanzó 78,048 millones de pesos, un crecimiento de 35.7% respecto a 54,311 millones del mismo periodo del 2020.

Tal resultado se explica, con base en la información del órgano regulador, por una reducción de 48.5% en las estimaciones preventivas para riesgos crediticios, las cuales pasaron de 106,000 millones de pesos en junio del 2020 a 58,000 millones en junio del 2021.

Otro elemento que empujó la utilidad de los bancos en el primer semestre, fue el ingreso por comisiones y tarifas netas que tuvo un incremento real anual de 3% al pasar de 56,000 millones de pesos en junio del 2020 a 61,000 millones al cierre del primer semestre del 2021. También, un incremento en el periodo de 21.5% en el resultado por intermediación, y de 46% en otros ingresos de la operación; además de una baja de 0.7% en los gastos de administración y promoción.

Aunque los ingresos por intereses disminuyeron 21.7% de junio del 2020 a junio del 2021, los gastos por este concepto también se redujeron 36% en el periodo.

Provisiones han marcado el beneficio

En su reporte para el cierre del primer semestre del 2021, Grupo BBVA México reportó una utilidad de 25,895 millones de pesos, un incremento de 30.7% en su comparación anual.

En este resultado influyó una disminución de 29% durante el periodo de la estimación preventiva para riesgos crediticios, la cual pasó de 23,850 millones de pesos a 16,929 millones.

“La gran clave del trimestre y del semestre, es la generación de provisiones. Si bien contra el año pasado tenemos un decrecimiento de 29% por las provisiones adicionales que tuvimos que generar tanto en marzo del 2020 como en el segundo trimestre del año pasado, todavía estamos en niveles del 2019, son provisiones altas, y esto es lo que realmente marca la utilidad del año”, dijo Eduardo Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México.

BBVA reportó también un incremento de 14.1% en comisiones y tarifas durante el periodo, para un saldo de 13,744 millones de pesos.

Santander México, por su parte, reportó una utilidad de 7,992 millones de pesos para el primer semestre, un decremento de 17.1% respecto al cierre de junio del 2020.

Este resultado se explica por un decremento importante en el resultado por intermediación y menores ingresos por intereses cobrados, lo cual se compensó parcialmente por una disminución de 10.2% o 1,372 millones de pesos en la estimación preventiva para riesgos crediticios, al pasar de 13,515 millones a 12,143 millones de pesos.

En Banorte, en tanto, la utilidad para el primer semestre del 2021 fue de 17,112 millones de pesos, un incremento de 9% anual.

El reporte de resultados de este grupo financiero apunta que, en el periodo, las provisiones disminuyeron 53% al pasar de 12,800 millones de pesos en junio del 2020 a 5,980 millones en junio del 2021.

Asimismo, Grupo Financiero Citibanamex reportó una utilidad de 11,410 millones de pesos en la primera mitad del 2021, un incremento anual de 53%, a lo que contribuyó principalmente la liberación de reservas de crédito.

HSBC, por su parte, reportó una utilidad de 5,935 millones de pesos para el primer semestre del 2021, un incremento de 64.6% anual, impulsada por un incremento en las comisiones de 3.2% y una importante reducción del 73.1% en la estimación preventiva para riesgos crediticios, para quedar en 1,555 millones de pesos, desde  5,787 millones del cierre de junio del 2020.

eduardo.juarez@eleconomista.mx