La meta de que el financiamiento al sector privado en México alcanzara 40% como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), impuesta desde el sexenio pasado, todavía no se cumple, pues a diciembre del 2020 este porcentaje alcanzó 37.3% del PIB, es decir un retroceso de 1.7% respecto al mismo periodo del 2019.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) presentó el reporte de Ahorro Financiero y Financiamiento en México a diciembre del 2020, donde detalló que, del total del crédito interno al sector privado, la banca comercial representó 18.5% al cierre del año anterior, mientras que el financiamiento de otros intermediarios fue 11.5%, la emisión de deuda interna y certificados bursátiles 5.4% y el crédito de la banca de desarrollo apenas 2 por ciento.

“Por sector de destino del financiamiento interno, el 45.6% del financiamiento interno correspondió al recibido por el sector privado, el cual llegó a 9.3 billones de pesos (37.3% del PIB), mientras que el restante 54.4% correspondió a recursos orientados a financiar al sector público, los cuales alcanzaron un saldo de 11.0 billones de pesos, equivalentes a 44.5% del PIB”, se puede leer en el reporte.

Al respecto, -añade- el fondeo al sector privado mostró una reducción de -1.7% anual en términos reales durante el cuarto trimestre del 2020, mientras que el financiamiento al sector público presentó un incremento de 5.2% anual real con respecto a 2019.

La captación de los intermediarios financieros (bancos, Socaps, Sofipos, Uniones de Crédito, y organismos y entidades de fomento) registró una variación anual real de 5.9% en diciembre de 2020, y su saldo llegó a 36.1% del PIB. 

El crédito de la banca múltiple se contrajo en el 2020, 4.3%, mientras que el de otros intermediarios tuvo una reducción de 2%, con un ligero crecimiento de 0.4% de la banca de desarrollo.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx