Una mayor bancarización en el país, así como la entrada de nuevos jugadores como sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), sociedades financieras populares (sofipos), y ahora las fintech, han empezado a desplazar a las casas de empeño como fuente de financiamiento, reveló Javier de la Calle, director general del Nacional Monte de Piedad.

En un encuentro con medios, explicó que mientras después de 1994 hubo un boom de casas de empeño y para el 2008 había, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de 12,800 sucursales de ese giro en el país, los datos más recientes arrojan que se han reducido a alrededor de 8,500.

“Muchas empresas ya no existen, se han consolidado, han sido vendidas. Pareciera que el empeño entra en una etapa donde ya no es necesariamente tan indispensable para muchas personas”, dijo.

Agregó: “También por otro lado la bancarización del país empieza a tener efecto; ya no sólo son bancos los que pueden apoyar a las personas, ya no solamente son sofomes, también están las sofipos y finalmente lo que también se está empezando a ver a través de las fintech, son aplicaciones más simples, más claras, donde las personas pueden tener acceso a ofertas de crédito de manera más directa, y el empeño tiene que competir con todas éstas”.

En este sentido, consideró que el empeño debe renovarse, y en el caso del Nacional Monte de Piedad, que tiene 243 años de existencia, siempre tener ganas de hacer cosas diferentes y adaptarse a las circunstancias del país. “Entonces estamos trabajando para transformar las maneras en que podemos otorgar préstamos por las prendas”.

En el caso de esta institución, expuso, le ha entrado ya a los préstamos no prendarios dejando en garantía la documentación del automóvil, además de la instalación a éstos de un chip para localizarlo y recuperarlo en caso de impagos por parte de los clientes.

Para ello, detalló que trabajan con algunas fintech; y adelantó que podrían ofrecer otro tipo de financiamientos de este tipo. De igual forma adelantó que este mismo año el Nacional Monte de Piedad estará retomando las hipotecas de liquidez, con las que se otorgarán préstamos con la garantía de la vivienda.

“La dinámica que va a haber nos va a imponer adelantarnos a los tiempos, saber cómo satisfacer las necesidades de los clientes. Nuestro mandato es prendario, entonces nuestro reto es modernizarnos, y evidentemente siempre habrá quien quiera traer una prenda y que nosotros contra ello estemos dispuestos a prestar, pero tenemos que entender que la forma en que vamos a competir tenemos que darle al cliente mucha más comodidad y habrá momentos en donde a la hora de hacerse un bien, se puede hacer también de una línea de crédito”, argumentó.

Añadió que la institución debe transformarse y hacerlo particularmente a través de la tecnología. “Nos estamos acercando a muchas fintech para poder meternos, poder estar en la vida cotidiana de las personas. Lo que hemos logrado en esta primera etapa es hacerlo en autos”.

No descarta migrar a banco, pero no de momento

Javier de la Calle, quien muchos años trabajó en Banamex, señala que, como parte de ese proceso de modernización, no está descartado que el Nacional Monte de Piedad busque migrar a la figura de banco, pero aclaró que de momento no se ha pedido una licencia bancaria ni está en el radar en el corto plazo. “Es algo que debemos considerar”. Recordó que esta institución ya fue banco durante 60 años.

De acuerdo con su director, en el 2017 el Nacional Monte de Piedad otorgó 10.4 millones de préstamos, con un promedio de 37,000 préstamos diarios en todo el país, por un monto total de 28,000 millones de pesos, a 2.2 millones de clientes.

Para el 2019 refirió que la expectativa es crecer poco, al llegar los 10.5 millones de préstamos, pues el comportamiento dependerá de cómo se mueva en los siguientes meses el precio del oro, uno de sus principales productos por los que prestan dinero.

[email protected]