Exfuncionarios de los organismos reguladores, y del sector público en general, deben cuidar su reputación en caso de que se trasladen a la Iniciativa Privada (IP), con el fin de no levantar sospechas en caso de que las instituciones para las que laboren se inmiscuyan en escándalos, indicó Mario Di Costanzo.

En entrevista, el expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), habló sobre el caso que involucra a la sociedad financiera popular (sofipo) Libertad Servicios Financieros, y afirmó que las autoridades deben informar a los clientes de esta institución que la entidad es sólida.

“Libertad Servicios Financieros es financieramente sólida. Se tiene que mantener informados a los usuarios de que hay una investigación contra sus directivos. Pero eso no afecta la liquidez de la sofipo, y además se debe trabajar en una campaña de información sobre cómo funcionan las sofipos, su seguro de depósito, sus desventajas y ventajas”, explicó el exfuncionario.

Precisamente, Hugo Morales, director general de Libertad, aclaró que “Libertad Servicios Financieros no ha sido acusada ni está sujeta a ningún proceso legal. Únicamente ha sido mencionada como parte de un conflicto jurídico de tipo civil entre dos partes involucradas.

Ello, luego de que el martes pasado, en la Ciudad de México, autoridades arrestaron a Juan Collado, quien hasta ese momento era presidente del Consejo de Administración de Libertad Servicios Financieros.

La orden de aprehensión deriva de una acusación en su contra por la presunta simulación en la compraventa del edificio sede de la sofipo, en la ciudad de Querétaro, lo que podría caer en los supuestos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Morales añadió que “de ningún modo se encuentran en riesgo las cuentas de nuestros ahorradores ni el capital de nuestros inversionistas”

En este contexto, este medio informó que Jaime González Aguadé, expresidente de la CNBV y quien dejó el cargo en diciembre del 2017, formaba parte del Consejo de Administración de Libertad Servicios Financieros. Pero en el 2014, en su papel de regulador, Aguadé eximió a esta institución de los señalamientos de lavado de dinero realizados especialmente contra el presidente de la entidad de ese entonces, Martín Díaz Álvarez.

Al respecto, Di Costanzo opinó que si bien Aguadé no incurre en algún delito, pues sólo participa como miembro del Consejo de Administración de la institución, es necesario que exfuncionarios que estuvieron en posiciones importantes en la función pública cuiden su reputación al elegir las instituciones donde laboran después de su vida como burócratas.

“La ley marca que un exfuncionario tiene que esperar un año (después de que deja la función pública) para poder trabajar en el sector privado, en este caso el sector financiero (...) Hay que respetar la ley, los plazos y creo que, en ese sentido, como exfuncionario se pueden aportar buenas cosas en el sector privado, pero desgraciadamente también las malas cosas”, comentó el expresidente de la Condusef.

Di Costanzo enfatizó que, si bien muchos exfuncionarios pueden actuar de buena fe al ingresar al sector privado, lo que no es válido es que durante su trabajo en la función pública realicen favores a particulares para asegurar su vida laboral en el futuro .

“Hay que cuidar mucho la reputación de un exfuncionario y de la institución en donde se trabaja. Hay que respetar el año que marca la ley para trabajar en la IP. Pero lo que no se vale es hacer favores hoy para tener un lugar donde trabajar mañana”, afirmó Di Costanzo, quien recientemente se integró como asesor a la Comisión Reguladora de Energía.