La penetración de la banca móvil avanza a paso lento en México y aún tiene mucho potencial.

Esta modalidad entró en operación en el 2011 y dos años después, en el 2013, contaba con 2.3 millones de cuentas, según cifras de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). Sin embargo, en el país hay más de 100 millones de líneas de telefonía móvil.

No hay información disponible del número y monto de las transacciones. Sin embargo, es de esperar que aún sea limitado, tomando en cuenta el poco tiempo que ha pasado desde su aparición y el tipo de segmento al que está dirigido el producto: población con niveles bajos de bancarización, ubicada en zonas con muy poco acceso a infraestructura bancaria y cuyo medio de pago es el efectivo , destaca la Cofece en su estudio sobre competencia en el sector financiero.

El documento refiere que, al año pasado, había solamente cuatro bancos (de 45 que operan) con participación en la banca móvil: BBVA Bancomer, Banamex, Inbursa y Banorte.

Por otro lado, las plataformas de BBVA Bancomer y Banorte operan los pagos móviles a través de teléfonos inteligentes, mientras que en el caso de Banamex e Inbursa, permite la operación en teléfonos móviles en los que sólo se pueden realizar las operaciones básicas de las llamadas y envíos de mensajes cortos (SMS) , detalla.

Del total del número de contratos al 2013, BBVA Bancomer tenía 50.9%; Banamex, 46.7%; Banorte, 2.4%, e Inbursa, 0.04 por ciento.

Datos de la Cofece mencionan que, por ejemplo, en el producto de Transfer de Banamex, la transferencia entre dispositivos móviles tenía a esa fecha un costo de 1.16 pesos y el retiro de efectivo, sin abrir una cuenta, 8.12 pesos. El uso de estos servicios de pagos móviles podría representar un ahorro para los usuarios de entre 32 a 192 pesos, que es el gasto que enfrentan por trasladarse a la comunidad más cercana que cuenta con servicios bancarios .

En este sentido, el órgano gubernamental destaca que el desarrollo de pagos móviles tiene potencial de incrementar la inclusión financiera, además de que los consumidores de algunos bancos pueden acceder a este servicio con trámites relativamente sencillos. Sin embargo, la fragmentación de las redes y la falta de comercios aceptantes de pagos móviles limitan el éxito de la plataforma .

A la comisión le preocupa la posibilidad de que los operadores de telecomunicaciones limiten o encarezcan el acceso de las instituciones financieras interesadas o que éstas limiten el acceso a sus plataformas.

eduardo.juarez@eleconomista.mx