La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció el establecimiento de acuerdos temporales de liquidez en dólares (líneas swap) con nueve bancos centrales, uno de ellos es el Banco de México (Banxico).

Para todos ha fijado un límite al intercambio de divisas. Seis de ellos, el Banco de México, el Banco de Brasil, el Banco de Corea, la Autoridad Monetaria de Singapur, el Banco de la Reserva de Australia y el Sveriges Riksbank (Suecia), tendrán acceso a 60,000 millones de dólares en la línea swap.

Para los otros tres, el disponible para intercambio es de 30,000 millones de dólares y entran en este grupo el Danmarks Nationalbank (Dinamarca), el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda, y el Banco de Noruega.

En un comunicado emitido por la mañana, explicaron que el objetivo de esta facilidad es garantizar liquidez en la divisa verde hasta septiembre.

Tal como sucede con las líneas swap abiertas el domingo por la Fed con Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo, Bank of Canadá, Banco de Japón y el Banco de Suiza el objetivo de la facilidad es ayudar a disminuir la tensión que pueda presentarse en el mercado mundial para el financiamiento en dólares.

La Fed ha explicado que este mecanismo recíproco y temporal de intercambio de divisas podría favorecer el otorgamiento de crédito para los hogares y negocios tanto en el mercado interno de los países como en el externo.

El swap, con el Banco de México

Ésta no es la primera vez que se abre una línea swap entre la Fed y el Banxico.Tras la crisis de las hipotecas subprime de Estados Unidos, también se establecieron líneas swap de bancos centrales con la Fed.  En diciembre del 2007, se amplió el plazo de la facilidad con México por un monto de 30,000 millones de dólares.

En abril del 2009, el Banco de México anunció que se activaría el mecanismo temporal para el intercambio de divisas establecido con la Reserva Federal de Estados Unidos. Dicho mecanismo fue dado a conocer a través en octubre del 2008 y estaría vigente hasta el 30 de octubre del 2009. El monto fue liquidado en su totalidad el 12 de enero del 2010.

En aquel momento, abril del 2009, los recursos provenientes de la línea swap fueron utilizados para realizar las subastas de crédito en dólares que aplicaron entre instituciones de crédito para ordenar el funcionamiento del mercado.

En ese momento, las reservas internacionales, que son el acervo en dólares propiedad del Banxico, estaban en 80,000 millones de dólares. Esto significa que en vez de utilizar sus propias reservas, el banco central utilizó recursos de la línea swap con la Fed para subastar entre los participantes del mercado como una forma de tratar de ordenar la volatilidad del mercado cambiario.

Blindado en dólares

Si ahora el Banco de México tuviera que recurrir a una intervención directa en el mercado cambiario, tendría 245,619 millones de dólares disponibles que podría utilizar para tratar de ordenar los movimientos bruscos del peso contra el dólar.

Esta cantidad resulta de las reservas internacionales, que suman 184,619 millones de dólares al 13 de marzo y  61,000 millones de dólares disponibles en la Línea de Crédito Flexible que tiene abierto México en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Si estos recursos no fueran suficientes, gracias a esta línea swap, el Banxico contaría con otros 60,000 millones de dólares disponibles.

Prestamista mundial de última instancia

El cronista del Banxico, Eduardo Turrent, explicó recientemente a El Economista que con este tipo de líneas swap, la Reserva Federal de Estados Unidos asume tácitamente la función de prestamista mundial de última instancia.

La línea swap de la Fed con el Banco de México precedente se canceló el 1 de febrero del 2010, y el Banxico precisó entonces que, al tener activa la Línea de Crédito Flexible con el FMI, ya resultaba innecesario mantener el acuerdo con el banco central de Estados Unidos.

Ese mismo año, se cancelaron también las facilidades de intercambio de divisas entre los 14 bancos centrales del globo que contaban con las líneas abiertas a raíz de la crisis financiera mundial que originó el “congelamiento del mercado global” tras la quiebra del histórico banco de inversión Lehman Brothers.

[email protected]