El mexicano InvestaBank ha logrado sortear los problemas que derivaron de la detención, en noviembre del 2016, de uno de sus principales accionistas (ya exaccionista), Carlos Djemal. Ahora, auditado por las autoridades y recapitalizado, el banco está a punto de retomar el asunto que le quedó pendiente hace unos meses: la adquisición en México del Deutsche Bank.

En entrevista, Enrique Vilatela, presidente del banco mexicano, explica que a raíz de que se conoció la detención de quien entonces era uno de sus principales accionistas, las autoridades auditaron a la institución, y ésta salió bien librada.

Tuvimos que desviarnos y resolver el problema, y demostrar que estábamos limpios, que no teníamos nada que ver con las acusaciones que se le hacen (a Djemal), y capitalizar al banco. Y ya pasados estos meses, una vez que cumplimos impecablemente e íntegramente con todos los requisitos que nos pusieron las autoridades, en el sentido de que en las auditorías salimos limpios completamente, Carlos Djemal vendió sus acciones, ya no tiene ninguna participación en el banco, y además acabamos de capitalizar al banco, entonces ahora ya nuevamente estamos retomando el tema , precisa.

Carlos Djemal, uno de los que en el 2014 iniciaron InvestaBank tras la compra del negocio a Royal Bank of Scotland, fue detenido en noviembre del 2016 en Estados Unidos, acusado de presuntos lavado de dinero y rembolso fraudulento de impuestos. Apenas unos días antes, se había anunciado que Investa adquiriría la filial mexicana de Deutsche Bank.

Vilatela asegura que, pese a esta situación, ni el Deutsche Bank ni los inversionistas de InvestaBank perdieron el interés en el negocio y ahora, en estos días, se hará la solicitud formal a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para hacer la transacción correspondiente.

En las próximas dos semanas vamos a presentar nuestra solicitud para que nos autoricen, la (comisión) bancaria y la Comisión Federal de Competencia (Cofece) la adquisición del Deutsche Bank. Eso va a tardar tres, cuatro meses, depende de las autoridades, pero estamos seguros, por las pláticas que tenemos con ellos, que lo ven con muy buenos ojos, y yo creo que a mediados de este año ya vamos a cerrar la operación , puntualiza el directivo.

Mientras ello ocurre, Enrique Vilatela explica que InvestaBank sigue con su proceso de recapitalización. En marzo, detalla, se han inyectado 360 millones de pesos, y se espera que en abril haya una nueva inyección por otros 150 millones pero de dólares.

Entonces, a lo que nos va a llevar es a que en el segundo semestre ya vamos a haber cerrado y vamos a tener al Deutsche Bank completamente integrado con nosotros; vamos a tener una capitalización de casi 3,000 millones de pesos, sumado todo esto, y vamos a seguir enfocados en lo que es la empresa mediana y pequeña, pero ya con un músculo mucho mayor, con capital, con sistemas, con los fideicomisos, y con la oportunidad de dar diferentes productos y servicios más completos a nuestro objetivo.

Seguimos con el plan de negocios que traíamos, seguimos con la oportunidad de crecimiento, y ahora más fuertes porque con el nuevo capital que tenemos, con nuevos socios, que son socios de primera, institucionales muy fuertes, la perspectiva que tiene el banco del futuro es enorme , añade.

Enrique Vilatela comenta que, antes de que se diera el escándalo de uno de sus ahora exaccionistas, tenían previsto triplicar la cartera de 2,500 millones de pesos a 7,500 millones al finalizar el 2017, pero ahora la previsión es crecerla a 5,000 millones, de aquí a un año.

En diciembre pasado el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores declaraba que se investigaba a la institución y hasta ese momento no se había encontrado nada.

Fuentes del órgano regular informaron, sin embargo, que las visitas a la institución siguen.