Antes de que Carlos Martínez Velázquez asumiera el cargo de director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), ya se hablaba sobre la necesidad de apoyar a los acreditados que habían adquirido su crédito en la modalidad de veces salarios mínimos (VSM), pues éstos, a pesar de ser cumplidos, no ven una disminución en el saldo de su deuda.

A casi un año de haber asumido la dirección del organismo, Martínez Velázquez habló sobre el avance que ha tenido el programa Responsabilidad Compartida, el cual, a octubre pasado, ha apoyado a 98,000 familias, y se espera que en el 2020 se anuncie cuál será el nuevo universo de acreditados al que apoyará para realizar la conversión de sus créditos de VSM a pesos y a tasa fija.

“Responsabilidad Compartida es un programa muy exitoso. Al cierre de octubre, llevábamos 98,000 familias a las que les habíamos convertido el crédito de VSM a pesos y se les había realizado un descuento de 250,000 pesos en promedio”, detalló en entrevista, y añadió que dichos descuentos representan una suma de 24,000 millones de pesos.

El esquema, que se anunció en febrero pasado, tiene la intención de reconvertir 194,000 créditos en un año, específicamente a aquellos acreditados mayores de 40 años, que sean cumplidos en sus pagos, que ganen menos de 4 VSM, cuyo crédito sea a más de 15 años y que su deuda sea 1.5 veces más respecto de la original.

La problemática de los acreditados que contrataron un crédito en VSM es que cada año, con la actualización en el aumento del salario mínimo (ahora UMAs), su deuda también se actualizaba y el acreditado no veía una disminución en su saldo. En la modalidad de pesos y a tasa fija, el derechohabiente ya sabe cuánto tiene que pagar, sin que su crédito esté indexado a una actualización.

En este sentido, Martínez Velázquez recordó que la intención del esquema es apoyar a 750,000 personas en esta situación al final del sexenio. Sin embargo, en esta primera etapa se comenzó con los casos más urgentes y para el 2020 se elegirá un nuevo universo de acreditados con otras características.

“Tenemos que hacer un balance de aprendizaje del programa, y a partir de ahí plantear nuevas características para seguir convirtiendo los créditos. Creo que el objetivo es que los créditos estén en pesos, eso le conviene a todo mundo. A la larga se vuelven más baratos, ya que no se actualizan con un factor exógeno que es el VSM, sino que ya tiene una tasa fija”, detalló el funcionario.

Nuevos programas

Asimismo, Martínez Velázquez apuntó que para el 2020 el organismo prevé el lanzamiento de dos esquemas para darle más flexibilidad al portafolio crediticio de la hipotecaria.

Uno de ellos es al que se le denominará Unamos Créditos, donde dos personas sin relación jurídica alguna podrán juntar sus créditos para alcanzar un préstamo de un monto mayor. “Esto va a beneficiar a personas que viven en estados donde no hay una oferta de vivienda barata”, detalló.

El otro esquema se trata de otorgar un crédito de autoproducción de vivienda, por el cual los afiliados al organismo puedan usar su subcuenta de vivienda para construcción en terreno propio, indicó.

Martínez Velázquez destacó la labor que se ha realizado en la parte administrativa del instituto, donde en su gestión se han priorizado, en materia de adquisiciones, las licitaciones en lugar de adjudicaciones directas, como se hacía en la administración pasada y ahora, con su nueva política de compras recién aprobada, busca que la licitación tenga más peso.