Los cimientos de las sofomes y sofoles hipotecarias se están cimbrando. En los primeros tres meses del año, 17 de cada 100 clientes dejaron de pagar el financiamiento que les permitió tener una vivienda.

Los intermediarios casi cerraron las puertas al otorgamiento de préstamos nuevos este año. Las hipotecarias otorgaron en el primer trimestre del 2011 apenas 800 nuevos financiamientos, mientras que el Infonavit otorgó 94,000, el Fovissste, 4,100 y los bancos 16,900 créditos de vivienda.

Los mercados bursátiles se cerraron para las sofoles y sofomes que no pertenecen a un grupo financiero, los bancos cerraron las puertas y el único camino que les queda son los préstamos que les otorga la Sociedad Hipotecaria Federal.

Para José Pérez Gorozpe, analista de Standard and Poor’s, el deterioro de los activos de las hipotecarias privadas ha sido mucho más significativo que el del sistema en su conjunto durante los últimos dos años por las débiles políticas de originación .

De acuerdo con la Asociación Hipotecaria Mexicana, las sofoles y sofomes colocaron de enero a marzo del 2010 2,000 financiamientos y en el mismo periodo de este año tuvieron una caída de 59% en la colocación del producto.

Los bancos incrementaron la colocación de créditos hipotecarios en 9%, al pasar de 15,400 préstamos a 16,900 nuevas colocaciones.

Las empresas hipotecarias privadas otorgaron créditos al sector informal, que consideramos más riesgoso con base en un largo historial de carteras con desempeños débiles originadas en este segmento, lo que se suma al desempleo de los últimos dos años y la menor liquidez del mercado que prácticamente eliminaron todas las fuentes de fondeo para estos participantes y provocaron un deterioro acelerado en la mayoría de las carteras de las hipotecarias privadas , explicó Pérez Gorozpe.

Directivos de sofoles argumentaron que no existe financiamiento bancario para ellos y que están a la espera de nuevas reglas de operación que les exigirán más capitalización y una mejor selección de los clientes.

La cartera vigente de las hipotecarias decreció 28.5% a 12 meses en marzo del 2011, sumando 77,186 millones de pesos, mientras que la cartera vencida del sector aumentó 5.6% en el mismo lapso para llegar a 12,845 millones de pesos.

VENDER O CERRAR

El área de Análisis de BBVA Bancomer, considera a ese tipo de intermediarios como un modelo agotado en el que la falta de opciones de fondeo, como el deterioro de sus activos, las llevara a tener que cambiar de modelo o a vender su cartera para después cerrar.

Las hipotecarias ya no son un modelo competitivo, por lo que o se cambian a una figura de banca especializada o las que no puedan serán compradas por otras .

Eduardo Torres, economista de BBVA Bancomer.

[email protected]