La reestructura que vive la banca de desarrollo en el país ha causado incertidumbre entre los participantes del sistema financiero, en especial en los intermediarios financieros no bancarios, pues aseguran que el financiamiento de los bancos de desarrollo hacia ellos no ha fluido y esto ha afectado en el crédito que se otorga a empresarios, agricultores, desarrolladores y a la economía en general.

De acuerdo con Enrique Bojórquez Valenzuela, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), hay una falta de información y dinamismo en la reestructura que se vive en la banca de desarrollo lo que ha generado dudas de la estrategia que se seguirá en este gobierno respecto a este tema.

“Hay muchas dudas, necesitamos saber cuál es la estrategia, el camino y las reglas del juego para poder ayudar de una manera más efectiva y productiva en el desarrollo económico de nuestro país”, expresó Bojórquez Valenzuela en el marco del 25 aniversario de la AMFE, que representa a entidades financieras especializadas, en su mayoría sociedades financieras de objeto múltiple.

Según datos de la asociación, las casi 40 entidades que representa suman una cartera cercana a 306,000 millones de pesos, ubicada en sectores como el inmobiliario, automotriz, empresarial, agroindustrial, créditos personales y microfinanzas.

El presidente de la AMFE ejemplificó que todavía no se sabe cuál será la línea de trabajo para atender y fomentar el crédito hacia el campo, a pesar de ser una de las prioridades del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“No sabemos cuál va a ser el papel del FIRA, actual o futuro, no comunica o se integra al nuevo régimen, ¿qué rol va a desempeñar en el sector agropecuario?, ¿quién es el propietario de su capital, siendo que es un fideicomiso? Debería fusionarse con la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero”, remarcó el presidente de la AMFE.

De acuerdo con los planes del nuevo gobierno, se prevé la fusión de Nafin y Bancomext, así como la de Banobras con la Sociedad Hipotecaria Federal; sin embargo, hasta el momento no se han dado detalles de para cuándo dicha fusión podría estar lista.

En la pasada Convención Bancaria, Jorge Mendoza, director general de Banobras y la Sociedad Hipotecaria Federal, comentó que la intención es que para este 2019 ambas entidades otorguen en conjunto 200,000 millones de pesos en financiamiento, mientras se afinan los ajustes para su fusión.

Se puede reducir meta

Respecto a la meta de la Asociación de Bancos de México de hacer llegar servicios financieros a 100% de los municipios durante todo el sexenio actual, Bojórquez Valenzuela indicó que ésta podría concretarse en un año si es que se tiene la participación de todos los intermediarios y figuras del mercado financiero.

Bojórquez Valenzuela destacó que en un país donde 22% de los municipios no cuenta con acceso a servicios financieros, si no se acelera la inclusión financiera será imposible cumplir con el objetivo del gobierno de reducir y abatir la pobreza en el país.

El presidente de la AMFE alertó que debido a la falta de confianza que se tiene en las instituciones, el crecimiento en el país durante los últimos años ha sido muy pobre, por lo que se necesita generar un clima de incertidumbre para atraer capitales e incrementar la inversión nacional y extranjera.

“Los empresarios necesitamos certidumbre, una estrategia y un objetivo para sacar adelante a este país, porque el crecimiento ha sido demasiado pobre en los últimos sexenios”, expresó el presidente de la AMFE.

Bojórquez Valenzuela calificó como positiva la visión del gobierno federal de garantizar la autonomía del Banco de México así como la de no generar un déficit fiscal, pero expuso que la baja inversión pública en el país tiene plasmada a la economía.

[email protected]