En un entorno de incertidumbre, el cual podría afectar el ritmo del crédito en el país, hay buenas perspectivas para el mercado del arrendamiento financiero, debido al crecimiento sostenido que éste ha tenido en los últimos años y con una morosidad contenida, indicó Verónica Chau Rodríguez, analista sénior de Instituciones Financieras de la calificadora Fitch Ratings.

Ante representantes de intermediarios financieros no bancarios, indicó que con base en las entidades calificadas por Fitch, el arrendamiento financiero ha presentado un crecimiento sostenido de 40% en los últimos tres años y a pesar de esto, la morosidad se ha visto controlada gracias a que los participantes en este mercado son especializados.

Chay Rodríguez explicó que cuando existe un crecimiento de carteras, las instituciones financieras podrían enfrentar riesgos que se traducirían en un incremento de morosidad; sin embargo, en el arrendamiento esto no ha sido así.

Un crecimiento rápido siempre podría levantar dudas sobre si se están generando riesgos. En nuestra experiencia, la realidad es que con el arrendamiento se ha tenido un desempeño financiero adecuado, no hemos visto con este crecimiento un deterioro en la morosidad , comentó.

De acuerdo con la firma, el arrendamiento es atendido por entidades reguladas, que son subsidiarias de bancos, así como entidades no reguladas, como las sociedades financieras de objeto múltiple.

Las expectativas sobre el mercado del arrendamiento contrasta un poco con las perspectivas que tiene la firma sobre el crecimiento del crédito en el país, el cual podría ser de entre 6 y 8% en este 2017, y no presentaría incrementos de dos dígitos como en años anteriores debido a la incertidumbre que impera en los mercados.

Ventajas del arrendamiento

Chau Rodríguez dijo que uno de los factores para tener buenas perspectivas sobre el arrendamiento, además de la baja inclusión financiera que hay en el país, es que este producto tiene ventajas tanto contables como fiscales para los usuarios finales de este producto.

Existen algunas ventajas contables y fiscales del producto en el mercado que las mismas entidades nos comparten , apuntó.

El arrendamiento consiste en que una institución financiera adquiere determinados bienes, los cuales concede su uso temporal a una persona física o moral, quien cubrirá el valor de la adquisición así como sus cargas financieras.

La analista de Fitch indicó que una de las ventajas de este producto, además de las fiscales y contables, es que la institución financiera puede disponer del bien al final del término del contrato, lo que es una garantía para la organización.

Se tiene la disponibilidad del bien que al final ha permitido en algunas instancias una contención o recuperación del producto financiero, porque se tiene el bien como propiedad, y sigue siendo el activo propiedad de la entidad que arrenda , explicó.

Aunque el panorama que tiene la agencia para las instituciones financieras no bancarias no es alentador, pues éstas se podrían ver afectadas por el alza creciente en las tasas de interés, el impacto podría ser menor si es que éstas diversifican su portafolio.

Las condiciones de mercado y la disponibilidad de fondeo mayorista en términos generales podrían limitar parcialmente las perspectivas de crecimiento de los intermediarios financieros no bancarios, pero los efectos serán diferentes entre los participantes de mercado dependiendo de su estrategia de diversificación , ha explicado Fitch Ratings.