Hasta ahora, la calidad de la cartera de la banca comercial presenta una situación muy favorable, destacó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En videoconferencia con motivo de la reunión del comité de asociados, explicó que de los 8.6 millones de clientes que pidieron un aplazamiento de pagos de crédito entre marzo y julio del 2020, 78% ya ha retomado sus pagos y se encuentra al corriente; 15% entró a un programa de reestructuras; 6% está en mora, y 1% en proceso de definición.

“Esto es un resultado altamente favorable, comparado con el augurio que teníamos en marzo y abril del año pasado y la enorme preocupación que se fue manifestando en muchos foros sobre la calidad de la cartera de la banca. Por fortuna, hasta este momento, que es cerrando el primer mes del 2021, tenemos una situación aún muy favorable en la cartera de la banca”, expuso.

El presidente de la ABM puntualizó que 15% de los que entraron a un programa de reestructura, representan 334,000 millones de pesos en crédito, pero de ese total 51.7% son clientes que no habían entrado a los diferimientos de pagos de la primera etapa.

“Eso nos da oportunidad de abrir los espacios adecuados para todos aquellos clientes que necesitan apoyo”, enfatizó.

Agregó que 69.7% de los 1.1 millones de clientes que se sumaron a las reestructuras pertenece el segmento de familias y 30.1% a pymes.

“¿Esto qué nos revela? nos dice con toda claridad que una parte muy importante de los clientes que se acogieron al diferimiento, regresaron a sus planes de pago, y que las reestructuras que hemos hecho, apoyando nuevamente a estos clientes, no necesariamente son sólo de aquellos que difirieron, hay otros clientes que han venido a reestructurar sus créditos y la banca en su conjunto les ha dado esa liquidez que los va a ayudar a salir adelante”, mencionó.

Luis Niño destacó que en lo que resta del año, la banca seguirá atendiendo la demanda de crédito con la liquidez sobrada que tiene el sector, buscando apoyar a los sectores que más necesitan la reactivación.

“Este es el principal propósito que tenemos en la banca, siempre cuidando la calidad de la cartera, pero apoyando a nuestros clientes”, subrayó.

Resaltó que, a pesar de la contracción de la economía del 2020, los indicadores financieros de la banca, muestran gran solidez, pues aparte del Imor de 2.4%, el Índice de Capitalización (Icap) es de 17.4%; la cobertura de la cartera vencida es de hasta 1.63 veces; mientras que el Coeficiente de Cobertura de Liquidez (CCL) es de 224% en su dato más reciente.

Por su parte Carlos Rojo, presidente ejecutivo de la asociación de bancos reconoció que durante el año puede incrementarse la morosidad en algunos segmentos.

eduardo.juarez@eleconomista.mx