Gracias a la implementación de medidas de protección adoptadas por la Unión de Crédito para la Contaduría Pública (UniCCo) ante la recesión global causada por la pandemia del Covid-19 es que se ha podido avanzar con prudencia en medio de un entorno complejo, de tal manera que al cierre del 2020 se han logrado cifras positivas, así lo informó el director general de la Unión, Luis Morales Robles.

“Tuvimos que ajustar rápidamente nuestros procesos operativos, reducir la estructura organizacional e implementar la forma de trabajo a distancia. La resiliencia con la que hemos enfrentado el 2020 ha sido crucial para la demostración de nuestras capacidades y para adaptar con velocidad los cambios que han requerido las circunstancias, implementando planes defensivos que protegieron nuestro balance permitiéndonos sostener nuestros principales indicadores”, señaló el directivo.

De acuerdo con Grupo UniCCo en las últimas dos décadas, sus activos totales se han multiplicado en más de 20 veces, ubicándose al cierre del 2020 en 5,544 millones de pesos, lo que es superior a 12 de los 50 bancos que operan en el país.

Asimismo, señalan que al concluir el año, se tenían 4,468 socios, 60 más que en 2019, de los cuales, 20 tienen una participación accionaria en el capital social de 41.36 por ciento.

Cabe señalar que la Unión de Crédito es una de las cinco más grandes del sector de Uniones (por tamaño de activos) que está compuesto por 82 entidades.

Con lo que respecta al índice de morosidad se mantiene en 2.9% a nivel de grupo y un capital contable fue de 620 millones de pesos, así como también reportan que tuvieron un crecimiento de 8% en el saldo de cartera crediticia mientras que el sector decreció -6 por ciento.

“Aunque la emergencia continúa, vemos una luz al final del túnel en el que entramos con la pandemia que arrancó hace poco más de un año; observamos que aunque con ritmos diferenciales el mundo avanza con la vacunación y con ello se vislumbran signos de confianza, sumado a la reapertura paulatina de diversas industrias, que cada vez aceleran el ritmo y aunque aún con grandes retos incidirá nuevamente en una elevada demanda en el uso del crédito y arrendamiento, vocación natural de nuestro objeto social para los sectores que naturalmente sabemos atender”,  concluyó Luis Morales.

alba.servin@eleconomista.mx