Durante año pasado, el Fondo de Vivienda del Issste (Fovissste) formalizó 49,232 financiamientos que significaron una derrama por 35,888 millones de pesos y representó una colocación superior respecto a la meta prevista que era entregar 46,475 créditos.

De acuerdo con el Fondo de vivienda para trabajadores del Estado, dicha derrama ayudó a generar casi 600,000 empleos directos e indirectos en el sector de la construcción, que, a su vez, generó un impacto positivo en diferentes sub-industrias como la del aluminio, vidrio, material eléctrico y carpintería, entre otras.

“El Fondo de la Vivienda del ISSSTE superó en 6% su meta básica de colocación de créditos para el 2020 al formalizar 49,232 financiamientos por 35,888 millones de pesos”, apuntó el organismo en un comunicado.

Las cifras correspondientes al 2020 representan, un aumento de 0.4% en número de créditos y de 2.1% en monto económico respecto al 2019.

Respecto a las acciones que realizó para apoyar a sus derechohabientes, el organismo indicó que liberó en tiempo récord de seis meses, la totalidad de las 83,260 solicitudes autorizadas para el otorgamiento del crédito tradicional del sistema de puntaje correspondiente al 2020.

”Adicionalmente, suspendió los plazos perentorios para el cumplimiento de los procesos de otorgamiento crediticio y amplió las fechas límite para la elección de vivienda y firma de escritura”, añadió el organismo.

Asimismo, durante el año pasado el Fondo para la vivienda aplicó diversas acciones para reducir el impacto negativo provocado por la pandemia de Covid-19 e implementó nuevos programas y/o productos en beneficio de los cotizantes como el Construyes, Tu Casa en la Ciudad o el Tu Casa en Espera, todos ellos dentro del programa especial para reactivar la economía ante el coronavirus.

Otra de las acciones realizadas por este organismo en el contexto de la emergencia fue la de continuar con las actividades de vinculación de claves de vivienda nueva y usada en el proceso al momento de originar y formalizar el crédito; la validación de avalúos, pagos de operaciones de créditos y a proveedores, y liberación de nuevos financiamientos.

“Se estableció un stand virtual para brindar información y asesoría a los derechohabientes difundido en las redes sociales, y fueron creados correos electrónicos para que contarán con vías de comunicación con los departamentos de vivienda”, acotó.

valores@eleconomista.mx