Los bancos, y cualquier empresa dedicada al otorgamiento de crédito en México que realice inversiones en organismos internacionales, no tendrán repercusiones significativas en su capital ni en sus reservas de crédito, esto de acuerdo con el anteproyecto de ley enviado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) a la Cofemer.

Actualmente, estas inversiones se descuentan por completo del capital social del banco, lo que presiona al Índice de Capitalización de la institución.

Organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tienen distintos fondos para el apoyo al desarrollo en los que empresas financieras privadas pueden participar en el capital social.

Las modificaciones que la autoridad propone a las Disposiciones de carácter general aplicables a las instituciones de crédito establecen que de las inversiones que se realicen en fondos de organismos internacionales, se restará del capital básico un monto equivalente a 25% del valor de las inversiones cuando el banco mantenga hasta 10% del capital del fondo.

Mientras que en el caso de que un banco detente más de 10% del capital de algún fondo, se descontará del capital básico de la institución bancaria el equivalente a 50% de la inversión total.

Con esto se busca disminuir los costos actualmente asociados a las inversiones realizadas en los organismos multilaterales de desarrollo o fomento de carácter internacional.

La CNBV argumentó que los cambios serían dentro de un marco prudencial que privilegie las inversiones en dichos organismos, siempre que éstos cuenten con un alto grado de inversión y que reconozca un mayor costo de capital, en la medida en que se tenga una mayor tenencia del capital de los citados organismos.

Para las autoridades financieras, las modificaciones a las disposiciones crearían los incentivos necesarios para la inversión en el capital de los organismos multilaterales de desarrollo de carácter internacional por parte de las instituciones de crédito en México.

Como parte de las modificaciones planteadas, están las que se refieren a la denominación Banco multilateral de desarrollo, con el fin de que sean identificados como organismos multilaterales de desarrollo o fomento de carácter internacional , para que los requerimientos de capital que resulten aplicables a dichos organismos tengan un carácter extensivo a figuras distintas a las bancarias, pero que cumplan con los mismos objetivos de desarrollo y fomento.

Finalmente, se excluyen del concepto de personas sujetas de riesgo , en las nuevas disposiciones, a todos los organismos multilaterales que cumplan con los requisitos establecidos para ello, lo que afectaría positivamente a las finanzas y a las administraciones de las empresas financieras, ya que les exentaría de muchos procesos prudenciales.