La divisa única europea cerró con una pérdida de 0.86% frente al dólar, golpeada ahora por los temores de una crisis de liquidez en el sistema bancario de Europa.

Así, la moneda única europea cerró por debajo de la barrera de 1.23 dólares en 1.2278 unidades, con lo que rompió su racha de tres jornadas de ganancias.

La noticia de que varios bancos de la zona euro deberán pagar el jueves 442,000 millones de euros al Banco Central Europeo, fue la principal causa del retroceso de la divisa.

Esto luego de que el año pasado, el instituto central decidió prestar esta cantidad a varios bancos del bloque por medio de una subasta a un tipo de interés de 1%, sin opción a refinanciarse, en medio de la crisis financiera.

Lo anterior ha generado preocupaciones sobre un posible déficit de liquidez en el sistema y a un incremento en la tasa de interés interbancaria a un día, en medio de los graves problemas de deuda fiscal en la zona euro.

En este contexto, el banco central ha decidido realizar mañana una subasta en el mercado secundario a tres meses por más de 250,000 millones de euros a una tasa de interés fija.

Asimismo, para evitar problemas de liquidez, efectuará otras tres subastas por el mismo monto el 28 de julio, 25 de agosto y el 29 de septiembre.

Otro factor que jugó en contra de la divisa europea fueron las subastas de deuda pública que realizarán esta semana Francia y España, luego de que ayer Italia no tuviera éxito en la venta de bonos.

A lo anterior, se le suma que el diferencial entre la deuda de Italia, Francia y España, por los bonos alemanes, volvió a subir con fuerza.

Más deuda

Este jueves, el Tesoro español espera colocar entre 2,500 millones y 3.500 millones de euros en bonos a cinco años. Mientras que Francia prevé subastar hasta 7,500 millones de euros.

Por lo que si estas subastas no tienen suerte, significarán otro lastre para el comportamiento del euro que, tan sólo en lo que va del año ha perdido 14.25 por ciento.

Ayer, el franco suizo se llegó a cotizar en máximos históricos frente a la moneda única, luego de que el Banco Nacional Suizo dijera que no existen riesgos de deflación y que, a pesar de la fortaleza de la moneda suiza, las exportaciones se mantienen sólidas. Mientras que frente a la libra esterlina tocó mínimos de año y medio.

Para esta semana veremos si el euro logra respetar la resistencia de 1.20 dólares, después de que los bancos regresen los préstamos del Banco Central Europeo.

[email protected]