El financiamiento otorgado por el sector de las uniones de crédito, compuesto por 82 entidades en operación, tuvo un débil desempeño durante los primeros cuatro meses del año, con una mayor afectación en las operaciones de arrendamiento.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) publicó el reporte de las cifras del sector al mes de abril, donde informó que el saldo de su cartera de crédito se ubicó en 45,111 millones de pesos, es decir, una caída de 10% real respecto al mismo periodo del 2020.

Las uniones de crédito son entidades que tienen la facilidad de otorgar a sus socios acceso al crédito así como la inversión en condiciones favorables y su atención se enfoca en el sector agropecuario del país.

En la mayoría de los portafolios de crédito del sector se registraron disminuciones, con una mayor afectación en las operaciones de arrendamiento, las cuales registraron un saldo de 361 millones de pesos, es decir una caída de 18.1% real anual.

Asimismo, los préstamos de operaciones de factoraje registraron un saldo de 1,184 millones de pesos, es decir una caída de 14.3% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los créditos documentados con otras garantías diferentes a las inmobiliarias, los cuales representan la mayor parte de su portafolio de crédito, registraron un saldo a abril de 21,994 millones de pesos, es decir, una caída de 11.3% real anual.

En un escenario de recuperación económica, el sector logró no sólo contener la morosidad de los financiamientos colocados sino que la disminuyó. De acuerdo con las cifras del regulador, al cuarto mes del año, el índice de morosidad del sector se ubicó en 4.89%, es decir, una disminución de 1.11% respecto al mismo periodo del 2020.

“El índice de morosidad (Imor) de la cartera total se ubicó en 4.89%, 1.11 puntos porcentuales (pp) menos que el observado en abril del 2020, principalmente por los créditos sin garantías”, se puede leer en el reporte publicado por la CNBV.

Fondeo disminuye

En la parte de los pasivos, el fondeo que recibe este tipo de entidades también sufrió una caída en los primeros cuatro meses del año, pues el saldo de su captación de recursos se ubicó en 46,145 millones de pesos, es decir una disminución de 12.6% real anual.

El rubro de préstamos bancarios fue el que tuvo una mayor contracción, al registrar un saldo de 11,408 millones de pesos, es decir, una caída anual de 19.4%, mientras que el financiamiento de sus socios obtuvo un saldo de 32,444 millones de pesos, con una disminución de 12.6% anual.

En la parte de los préstamos de otros organismos se registró, en el periodo en consideración, un saldo de 2,294 millones de pesos, es decir, un crecimiento de 54.8% respecto al mismo periodo del 2020.

Respecto a los resultados del sector, la utilidad que presentó fue de 170 millones de pesos, es decir, una disminución de 35.3% respecto al mismo periodo del 2020.

De acuerdo con la CNBV, esta disminución en la utilidad se debió principalmente a reducciones en los ingresos por intereses del sector, así como otros ingresos de la operación y una disminución en las comisiones y tarifas netas.

En el reporte se detalla que “47.9% de los activos del sector se concentró en cinco entidades: Ficein (11.7%), Agricultores de Cuauhtémoc (11.5%), Industrial y Agropecuario de la Laguna (8.8%), Alpura (8.4%) y Para la Contaduría Pública (7.5 por ciento)”.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx