En mayo pasado, Doopla, la plataforma de préstamos de persona a persona y autorizada al amparo de la Ley Fintech anunció a sus usuarios un intento de sustracción de datos de sus sistemas; sin embargo, a cinco meses de este evento, su director general, Juan Carlos Flores Acevedo, afirmó que no se concretó dicho robo de información, como se presumía de manera inicial.

En entrevista, Flores Acevedo destacó que, ante esta sospecha de robo de información, la empresa actuó como lo dicta la normativa, tanto de la Ley Fintech como la de protección de datos personales, además de que implementó procesos adicionales para reforzar sus mecanismos de seguridad.

“Hicimos de más, en el sentido de que nosotros nos fuimos a rajatabla a lo que dice la Ley Fintech y la de protección de datos personales. En realidad, nunca tuvimos una evidencia de que haya habido una sustracción de datos, pero como teníamos la sospecha, y lo que dice la normativa es que hay que anunciarlo a todos nuestros usuarios y notificar a los reguladores, pues lo hicimos de inmediato”, acotó Flores Acevedo.

El directivo de esta plataforma comentó que dentro de las acciones que marca la normativa que hay que tomar cuando hay un incidente de esta naturaleza, están las de actualizar códigos, fortalecer mecanismos con proveedores y notificar a la autoridad, entre otras.

“Cerramos por cuatro horas la cortina, modificamos todas las llaves, actualizamos todos los códigos, fortalecimos el tema con proveedores, notificamos a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, contratamos un servicio de peritaje externo y validó lo que habíamos dicho”, acotó.

De acuerdo con el directivo, el siguiente paso normativo luego de este incidente es que antes de finalizar el año, la institución debe presentar una nueva prueba de penetración. “Preferimos exagerar”, detalló el directivo.

Luego de seis años en operación, en abril Doopla consiguió el aval definitivo de la autoridad para operar bajo la Ley Fintech. Flores Acevedo comentó que viene una consolidación de la industria; sin embargo, el proceso regulatorio otorga más certeza a los usuarios de dicha plataforma, por la cual se han colocado más de 300 millones de pesos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx