En 1976, un grupo de 64 personas, todos ellos agricultores de Chihuahua, decidieron unirse y constituir una herramienta financiera a través de la cual obtuvieran los recursos suficientes para realizar adecuadamente sus actividades productivas, además de prepararse para enfrentar los retos por venir, así fue como nació la Unión de Crédito Progreso.

Actualmente, la unión se ubica entre las cinco más importantes del sector al contar con 3 millones 833,409 en activos totales, lo que representa 6.41% de mercado.

En entrevista para El Economista, Sergio Segovia Sáenz, director general de Unión de Crédito Progreso, aseguró que la diversificación y su permanencia en el mercado han sido los factores clave para lograr su crecimiento y consolidación.

“En este transcurso de los años y sobre todo en 1995 derivado de la crisis de 1994, donde hubo devaluación, problemas de inflación, etcétera, se adicionó que el estado vivió su tiempo de las mayores sequías, esto generó una crisis en la unión, que los llevó a fortalecerse y por tanto en ese momento se tuvo que diversificar. Aquella Unión de Crédito que de inicio había sido para productores agropecuarios se amplió hacia todo tipo de actividades productivas y obviamente esa fue la clave del éxito, su permanencia en el mercado y su consolidación”, explicó.

Señaló que tras la transformación que se vivió en 1995, en el 2007 lograron constituir una sociedad financiera popular (sofipo), extendiendo su mercado hacia segmentos más amplios de la actividad productiva.

“En el sector comercio es donde tenemos una participación de 25% de la cartera, después de esto nosotros hemos soportado nuestro crecimiento desde el 2011 para acá en operaciones con intermediarios financieros no bancarios en donde traemos otro 25% de los recursos”, puntualizó.

“El resto de las actividades ya baja de 20% y están en el sector de servicios, en el ramo de la construcción, en la propia agricultura. La agricultura ocupa 15% y está ubicada en el cuarto lugar de las actividades con participación”.

Panorama nacional

Segovia Sáenz indicó que, conscientes del entorno que se está viviendo actualmente en el país, derivado de las elecciones presidenciales y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sus procesos internos para la selección de clientes y su buen gobierno corporativo serán claves para enfrentar el futuro de mejor manera.

“Con el tiempo hemos ido fortaleciendo las labores del gobierno corporativo, tenemos la certeza de que nuestra participación en el mercado se ha dado a través de encontrar la diversificación en diferentes actividades productivas y la identificación de aquellos posibles prospectos sujetos de crédito que tiene una posición sana y nos permiten constituir una cartera sana”, aseguró.

El director general señaló que, independientemente de que se presente algunas limitantes en el camino, están proyectando que para este año tendrán un crecimiento de 4 por ciento.

El banco

En marzo del 2014, la unión obtuvo la autorización por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para constituirse como una asociación de banca múltiple y aunque todavía no entran en operación, esperan que en el mediano plazo quede conformado el primer banco regional de Chihuahua.

“Lo estamos considerando en el mediano plazo, siempre de la mano de la autoridad, esperamos que sea mediano plazo sea en este 2018”.

Vínculos

Sobre la información surgida hace más de tres años, donde se evidenciaba la relación de la unión con el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, Sergio Segovia aseguró que ese tema ya quedó en el pasado y hoy se encuentran en una etapa en donde buscan consolidarse como banco.

“La posibilidad del banco no se tendría si no tuviéramos primero la confianza de las autoridades, hay evidencias para los clientes, para los socios, para las autoridades, de que esos temas mediáticos fueron rebasados y quedaron en el pasado. Hoy estamos en una etapa que busca consolidar a la empresa del grupo a través del proyecto del banco”.

Agregó que dicho conflicto en ningún momento menguó la confianza de sus socios, ni afectó de manera negativa; al contrario, han mantenido un crecimiento constante.

“A pesar de que este tema mediático inició en el 2014, las condiciones de crecimiento de la unión han sido permanentes y recurrentes; esto es gracias a la confianza que se tiene en la asociación por parte de los clientes y socios, a los cuales no se ha tenido que dar ninguna explicación, y esto es consecuencia de la comunicación permanente con ellos”, expresó.

Finalmente, reiteró que la autoridad financiera tiene todos los elementos disponibles y confía en ellos, por lo cual están dándole seguimiento y continuidad a su proyecto bancario.

alba.servin@eleconomista.mx