El titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, anunció los lineamientos que regirán a la política de vivienda de la 4T, la cual tendrá como plazo para su presentación los 180 días posteriores a la promulgación del Plan Nacional de Desarrollo.

En el marco de su participación durante la 118 asamblea general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), Meyer Falcón detalló el decálogo que regirá a dicha política nacional, el cual consiste en puntos que para el funcionario serán indispensables para revertir el modelo expansivo que comenzó desde el 2000, con viviendas ubicadas en zonas de riesgo, sin servicios y en desarrollos con una vida útil bastante acotada.

“La política de vivienda que impulsaremos tiene el objetivo de garantizar, promover y proteger el derecho humano a la vivienda, a través de la colaboración entre el sector público y privado. La nueva política de vivienda buscará que haya mecanismos de financiamiento con un enfoque planeado e integrado del territorio”, expresó el funcionario.

De acuerdo con Meyer Falcón, la política nacional incluirá a los tres órdenes de gobierno y organismos nacionales con el fin de que éstos cumplan dichos lineamientos.

Sustancia

Como primer punto, el funcionario explicó que se debe de asegurar la adecuada ubicación de la vivienda con la garantía de disponibilidad de servicios e infraestructura. Asimismo, se tendrá que situar a la vivienda como un elemento que articula el ordenamiento territorial junto con una adecuada gestión del suelo.

Además, Meyer Falcón enunció que se debe garantizar el derecho a la vivienda entendiéndola como formadora de comunidades. “(La vivienda) representa un entorno habitacional de ejercicios de derechos y oportunidades”.

El cuarto punto —añadió Meyer Falcón— se enfoca en incluir los requerimientos de vivienda asociados con los proyectos económicos, turísticos y de infraestructura que se desarrollen.

Para el funcionario, es necesario contar con un enfoque regional que respete la diversidad cultural en todas sus modalidades y manifestaciones, el cual considere desde diseño hasta selección de materiales de construcción.

El titular de la Sedatu comentó que será indispensable focalizar el presupuesto para las comunidades indígenas o que presenten altos índices de rezago habitacional, de marginación y de violencia. En este contexto, consideró viable destinar más recursos públicos a programas para la población no derechohabiente.

Meyer Falcón explicó que se tendrá que atender las diversas formas de producción, tipos y necesidades de vivienda, con prioridad en esquemas de producción social de vivienda y construcción asistida.

Dijo que es necesario fortalecer las acciones de mejora regulatoria con la finalidad de simplificar trámites y procedimientos. “Desde los que corresponden al acceso a la información, la regularización en la tenencia de la vivienda hasta el otorgamiento de créditos y sus modelos de cobranza”.

Meyer Falcón explicó que se debe fomentar la participación de pequeñas y medianas empresas así como cooperativas en la producción de vivienda.

“Como parte de esta política nacional, se considera el desarrollo de indicadores de seguimiento y evaluación, con el objetivo de medir el desempeño del sector habitacional en el país”, expresó.

Lineamientos de la política de vivienda

  • Adecuada ubicación de la vivienda, con disponibilidad de servicios e infraestructura.
  • Posicionar a la vivienda como elemento fundamental del ordenamiento territorial.
  • Garantizar el derecho a la vivienda con la visión de que es formadora de comunidades.
  • Asociar los requerimientos de vivienda con proyectos económicos, turísticos y de infraestructura.
  • Respetar la diversidad cultural en el diseño y construcción de vivienda.
  • Otorgar certeza jurídica sobre la propiedad de la vivienda.
  • Dar prioridad a acciones destinadas a comunidades indígenas, de rezago habitacional, marginación y violencia.
  • Atender las diversas formas de producción de la vivienda.
  • Fortalecer acciones de mejora regulatoria para simplificación de trámites.
  • Fomentar participación de pequeñas y medianas empresas en el proceso de producción de la vivienda.