La pandemia de Covid-19 ha acelerado el uso de medios de pago digitales. BBVA México considera que debe aprovecharse esta coyuntura para seguir impulsándolos y desincentivar el uso del efectivo.

“Creemos que se debe aprovechar la coyuntura de la pandemia, donde las personas han ido perdiendo el miedo a medios digitales, para intensificar de forma notable el uso de medios de pago digitales, y para desincentivar el uso del efectivo”, afirmó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

El banco presentó el estudio “Hacia una economía sin contacto”, donde se muestra cómo se han acelerado las tendencias en pagos, pero también en inclusión digital, comercio electrónico, economía digital, y educación y trabajo a distancia, con los retos que ello implica.

El economista en jefe de BBVA destacó que un México en el que haya un mucho menor uso del efectivo, será un mejor país, dado que si se logra dar la batalla, habrá menos criminalidad lo mismo que evasión fiscal y traslados de las personas, y al mismo tiempo una mayor eficiencia en las transacciones.

Mencionó que hoy el 85% de los pagos en el país se realiza en efectivo, por lo que el potencial es enorme.

“Creemos que podemos ir por los caminos de los países nórdicos donde ahora prácticamente no hay efectivo. Ahí es al revés: ahí más del 90% de todos los pagos se hacen por medios digitales. Incluso esos países han llegado al extremo de reducir muchos de los billetes en circulación”, dijo.

Serrano consideró que México podría empezar también por eliminar los billetes de más alta denominación que son, señaló, los que más se utilizan en actividades de delincuencia y corrupción.

“Entonces el potencial es enorme. Podemos ir de un equilibrio que tenemos de 85% de pagos en efectivo, a uno al revés, donde 80 o 90% se haga digital como ocurre en los países nórdicos”, enfatizó.

Aunado a ello, el economista resaltó los beneficios sanitarios de los pagos digitales, pues mencionó que un billete, de acuerdo con diversos estudios, tiene millones de bacterias.

En este sentido, estimó que esta tendencia de un mayor uso de canales digitales para realizar pagos, que se ha intensificado por la pandemia, llegó para quedarse.

Comportamiento de transacciones digitales

El economista en jefe de BBVA México refirió que en los últimos meses ha habido un avance hacia los medios de pago sin contacto

En el caso de México, explicó que aunque al inicio de la pandemia hubo una tendencia a disponer más de efectivo, después ya se registró una caída de 21.4% en el retiro de dinero de los cajeros automáticos entre abril y agosto.

Al mismo tiempo, puntualizó, entre junio y agosto del 2020 en promedio crecieron 62.7% las operaciones de transferencias interbancarias por SPEI respecto al mismo periodo del año pasado; y en estos meses las operaciones a través de CoDi superaron los 100 millones de pesos. Además, también ya se reflejó un aumento de pagos con tarjetas.

Hugo Nájera, director general de soluciones al cliente de BBVA, detalló que en el caso de este banco, de enero a agosto del 2020 disminuyeron 32% las transacciones en ventanilla, ello, en su comparación con igual periodo del 2019; mientras que en cajeros automáticos la baja fue de 5%, y en contraparte, subieron las operaciones digitales en 50 por ciento.

“Sí se ve un cambio muy importante en el uso de los canales del banco. Esto que hemos logrado de tener disponibles las transacciones y productos en nuestra aplicación, ha permitido que tengamos estas cifras”, señaló. 

Buena expectativa con el CoDi

Tanto el economista como el directivo de BBVA México coincidieron en que la plataforma de cobros digitales, CoDi, es una buena opción de pago sin contacto, pues reconocieron que aunque su instrumentación tuvo una pausa por la pandemia, el potencial es mucho.

“Yo tengo muy buena expectativa de lo que va a pasar con el CoDi en los próximos años. Hay que ir afiliando y poco a poco irá tomando su espacio en el mercado de medios de pago”, expuso Nájera.

En tanto, Serrano comentó: “creemos que en algún momento se va llegar a tener una masa crítica y que a partir de ahí podemos ver crecimientos más explosivos. Tenemos un país con una muy alta penetración de telefonía móvil, con alto uso de efectivo que es ineficiente, y estas dos combinaciones creemos que van resultar en que eventualmente los pagos se van a mover hacia ese canal”.