Pese a que varias zonas al interior de la República Mexicana son propensas a las lluvias y, en consecuencia, a inundaciones o afectaciones, las casas que cuentan con un seguro que cubra los daños ocasionados por el agua aún son pocas.

Daniel Ramírez Rodríguez, gerente de Líneas Estandarizadas de Daños de Axa México, indicó que de cada 1,000 casas que hay sólo 48 cuentan con una cobertura en caso de afectaciones por lluvias.

Explicó que en México, sólo 6.5% de las casas cuenta con algún tipo de seguro de casa habitación por cuenta propia; es decir, el seguro no viene dentro de su hipoteca; sin embargo, si se cuentan las coberturas que se otorgan por medio de hipotecas, el porcentaje sube a 26.5 por ciento.

“La cobertura contra fenómenos meteorológicos es opcional y viene incluida en casi todos los seguros para casa habitación; es decir, el cliente decide si quiere o no agregarla a su seguro. En el caso de casa habitación, 90% de los clientes decide tenerla”, indicó.

Agregó que si bien el índice de aceptación de esta cobertura es alto, no hay que perder de vista que la penetración del seguro casa habitación, así como del sector asegurador, en general aún es bajo.

“En realidad, la conciencia que tenemos los mexicanos sobre la necesidad del seguro de hogar sigue siendo muy baja. Entonces, esto nos obliga como compañía a no sólo ofrecer la asesoría adecuada, sino también a garantizar que las pólizas que vendemos cumplan con las necesidades de nuestros clientes”, mencionó.

De acuerdo con los últimos datos actualizados de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en el 2017 las lluvias atípicas que cayeron en la Ciudad de México, Chihuahua y Tabasco generaron 3,145 indemnizaciones por un total de 138 millones de pesos, mientras que las trombas de junio del año pasado en el Estado de México, Ciudad de México y Jalisco generaron 325 siniestros por 16 millones de pesos.

En los últimos años, agregó la AMIS, las afectaciones de inundaciones por lluvia se han incrementado sustancialmente y, con datos a agosto del 2017, 56% de las indemnizaciones fue por cobertura de daños y 44% de los pagos fue por seguro de autos.

En este sentido, Daniel Ramírez Rodríguez aseveró que es importante que la gente, justo después de comprar un inmueble, lo asegure, ya que las pérdidas podrían rondar entre 80,000 y 100,000 pesos.

“Las cifras que tenemos en la compañía, de los siniestros más severos, muestran uno, cuya indemnización fue por 2 millones de pesos; no obstante, el promedio ronda entre 80,000 y 100,000 pesos pero, incluso al ser un monto menor, sin el seguro es difícil que las familias tengan ese flujo de capital disponible para este tipo de eventos”, expresó.

Pymes, igual de expuestas

Por otro lado, agregó que en lo que se refiere al sector de pequeñas y medianas empresas (pymes) la situación es la misma. De acuerdo con la AMIS, de las más de 4 millones de pymes que operan en el país sólo 17% de éstas cuenta con un seguro.

“En el segmento de las pymes, las cobertura funciona de la misma manera que en casa habitación; es decir, se compra un seguro y se puede escoger que dentro de sus coberturas esté la de las lluvias. Aquí, el índice de contratación es de 79%”, explicó.

En este sentido, al tomar en cuenta que existen 4 millones de pymes, de éstas sólo 13.4% estaría cubierta para afrontar un siniestro hidrometeorológico.

Agregó que en el caso de estas empresas, los montos de la indemnización suelen ser mayores debido a que se habla de un negocio en donde existe una fuerte inversión de mercancías, maquinarias, equipos, entre otras cosas.

Aunado a lo anterior, exhortó a las pymes a buscar la asesoría adecuada para contratar una cobertura de este tipo, ya que, al presentarse un siniestro, podrían incluso perder la empresa por no poder solventar los pagos.

[email protected]