A tono con la desaceleración de la economía y del crédito de la banca comercial, en el 2019 la banca de desarrollo mostró una caída en la colocación del crédito, lo mismo que en sus utilidades.

En México, la banca de desarrollo está constituida por: Banobras, Nacional Financiera, Bancomext, Sociedad Hipotecaria Federal, Banjercito y Banco del Bienestar.

Desde que inició la actual administración se le otorgó a la banca de desarrollo la tarea de trabajar más intensamente para lograr una mayor inclusión financiera. Recientemente se informó que jugará un papel importante en la reactivación de la economía tras la contingencia por la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de diciembre del 2019 la cartera de crédito de la banca de desarrollo registró un saldo de 1.02 billones de pesos, una reducción anual de 4.3 por ciento.

Al interior del portafolio total de la banca de desarrollo, la cartera comercial registró un saldo de 976,011 millones de pesos, una caída  anual de 4.8 por ciento. Dentro de la cartera comercial, el financiamiento destinado a empresas disminuyó 1.5%; a entidades financieras 9.0% y a entidades gubernamentales 4.6 por ciento.

El crédito de la banca de desarrollo destinada al consumo registró un alzade 9.1% con un saldo de 40,408 millones de pesos.

Salvo Banobras, que registró un crecimiento de cartera de apenas 0.5% en diciembre contra el mismo mes del 2018, y Banjercito, con un incremento de 6.9% en el periodo, las otras cuatro entidades de desarrollo registraron caídas en la colocación del crédito. En Banco del Bienestar la baja de 41.4%  anual.

No obstante, en general, el Índice de Morosidad (Imor) de la banca de desarrollo se ubicó en 1.20% al cierre de diciembre del 2019, siendo vivienda la tasa más alta, con 9.6%, seguida de consumo, con 2.85 por ciento. Banco del Bienestar también fue el que presentó el Imor más alto, con 15%, seguido de SHF, con 6.8 por ciento.

En cuanto a garantías, la CNBV detalló que la banca de desarrollo sumó 166,900 millones de pesos a diciembre del 2019, 4.1% menos que al cierre del mismo mes del 2018. Nafin participó con 50% del total de este concepto.

Baja importante en ganancia

La CNBV detalló en su informe que en diciembre la ganancia del sector de banca de desarrollo se ubicó en 4,600 millones de pesos, 44.9% menos que en el mismo periodo del 2018.

Esto se explica, detalló, principalmente por el incremento en otros egresos de la operación en 11,300 millones de pesos, así como por la disminución de los ingresos derivados de las comisiones y tarifas netas por 1,400 millones de pesos.

Lo anterior, puntualizó la CNBV, fue compensando por la disminución en gastos de administración y promoción, así como por el incremento en el margen financiero ajustado por riesgos crediticios.

De manera individual, Banobras registró una utilidad de 2,099 millones de pesos; mientras que Nafin mostró una pérdida de 2,272 millones; lo mismo que Bancomext, con 1,131 millones; SHF tuvo una ganancia de 1,116 millones; Banjercito de 2,718 millones, y el Banco del Bienestar, una pérdida de 125 millones de pesos.

[email protected]