Durante noviembre de 2012 la cartera de crédito vigente de la banca comercial al sector privado reportó un crecimiento real anual de 8.6%, informó el Banco de México (Banxico) con un saldo de dos billones 267,900 millones de pesos.

El instituto central dio a conocer que el crédito vigente al consumo mostró un aumento de 16% real anual con 589,800 millones de pesos; mientras que el saldo del crédito vigente a la vivienda fue de 433,900 millones de pesos, lo que significó un incremento del seis por ciento.

Por su parte, el crédito vigente a las empresas no financieras y personas físicas con actividad empresarial presentó un avance real anual de 5.1% con un saldo de un billón 155,700 millones de pesos.

El saldo del crédito otorgado a intermediarios financieros no bancarios se ubicó en 88,600 millones de pesos, al registrar una variación de 23.1 por ciento.

En el reporte, el Banxico informó que el saldo del financiamiento otorgado por la banca comercial, que incluye la cartera de crédito vigente y vencida, los títulos asociados a programas de reestructura y la tenencia de valores, se ubicó en tres billones 243,000 millones de pesos, es decir, un crecimiento de 1.1 por ciento.

De los componentes de ese indicador, el financiamiento otorgado al sector privado, que constituye 75.1% del total, fue de dos billones 434,200 millones de pesos, es decir, un aumento de 7.4 por ciento.

La tenencia de valores y el saldo del crédito directo otorgado al sector público que representan el 14.8% del financiamiento otorgado por la banca comercial, se situaron en 480,700 millones de pesos, lo que implicó una disminución de 21.3 por ciento.

El saldo del financiamiento a los estados y municipios, que conforma 8% del total del financiamiento otorgado por la banca comercial, ascendió a 261,500 millones de pesos y registró una variación de 14.8%, en tanto que el saldo del financiamiento a otros sectores como al IPAB, Pidiregas de CFE y Fonadin, y que representa el 2.1%, se ubicó en 66,500 millones de pesos, es decir, una reducción de 35 por ciento.

Por otra parte, el financiamiento otorgado por la banca de desarrollo en noviembre de 2012 presentó un saldo de 493,100 millones de pesos, es decir, un incremento de 4.2 por ciento.

De ese monto, 264,100 millones de pesos correspondieron al financiamiento canalizado al sector privado, con una participación de 53.6% del total, lo que significó un aumento de 12.9 por ciento.

El financiamiento a estados y municipios que representa 21.4 por ciento del total, reportó un saldo de 105,800 millones de pesos, es decir, un incremento de 42.6 por ciento.

La tenencia de valores y el saldo de crédito directo al público, que conforman 21.5% del financiamiento total, se situaron en 106,100 millones de pesos, lo que implicó una disminución de 13.5 por ciento.

Finalmente el saldo del financiamiento a otros sectores se ubicó en 17,100 millones de pesos, es decir, una disminución de 59.6 por ciento.

En lo que respecta a los promedios mensuales de las principales tasas de interés nominales, en noviembre de 2012, la tasa de los CETES 28 días presentó un alza de ocho puntos base ubicándose en 4.29% y la TIIE 28 días fue 4.84%, superior en dos puntos base en relación con el mes anterior.

La tasa ponderada de fondeo bancario se ubicó en 4.50%, sin cambio respecto a la reportada en el mes previo; mientras que la tasa de interés de los valores privados a corto plazo fue en promedio 4.69% en noviembre de 2012.

En tanto que la tasa de interés de estos instrumentos a mediano plazo en pesos se ubicó en 6.38%. En cuanto a las tasas de interés de crédito a los hogares, en noviembre de 2012, un crédito hipotecario estándar, medido en términos del costo anual total promedio (CAT), tuvo un costo de 13.85% y el CAT mínimo fue 10.98% y el máximo de 17.30 por ciento.

Al cierre de noviembre de 2012, la base monetaria se ubicó en 758,600 millones de pesos, lo que implicó una variación de 7.8 por ciento.

Por su parte, el saldo del agregado monetario M1 fue de dos billones 136,200 millones de pesos, lo que significó una expansión de ocho por ciento.

En lo que respecta a los agregados monetarios amplios, el saldo del agregado monetario M2 fue de ocho billones 702,300 millones de pesos, que representó un incremento de 5.8 por ciento.

Por su parte, el saldo del agregado monetario más amplio, M4, se situó en 10 billones 499,200 millones de pesos y su variación fue de 11.3 por ciento.

El ahorro financiero total, definido como el agregado monetario M4 menos el saldo de billetes y monedas en poder del público, fue de nueve billones 829,200 millones de pesos y registró un crecimiento de 11.5 por ciento.

El ahorro financiero de los Residentes se incrementó 5.4 por ciento y su saldo fue de ocho billones 054.5 mil millones de pesos.

Por su parte, el ahorro financiero de No Residentes presentó un saldo de un billón 774,800 millones de pesos, que implicó un aumento de 50.9 por ciento.

JSO