En un entorno de desaceleración económica, donde el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es prácticamente de cero —al menos en la primera mitad del año—, el crédito bancario sigue con crecimientos, siendo el destinado a la adquisición de vivienda el que muestra un mayor repunte.

De acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM), hasta agosto pasado el crédito al sector privado registró un crecimiento de 9.9%, en comparación con el mismo mes del 2018, con un saldo 4.68 billones de pesos.

Por sectores, el financiamiento a empresas por parte de la banca mostraba un crecimiento de 10.9% y un saldo de 2.7 billones de pesos. Al interior de este portafolio, el destinado a grandes empresas tuvo un repunte de 11.3%; mientras que para el crédito a micro, pequeñas y medianas empresas, el alza fue de apenas 0.2 por ciento. Con respecto al crédito a la vivienda, es el que más creció en el periodo con 11.2% anual, y una cartera de 878,000 millones de pesos.

“¿Por qué la vivienda tiene un crecimiento tan acentuado? Tomemos en cuenta que en este país hay un déficit de 6 millones de viviendas y, por lo tanto, hay una demanda  importante por el crédito hipotecario”, señaló Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

Enrique Margain Pitman, titular del Comité de Crédito Hipotecario de la ABM, mencionó que, a julio pasado, la banca había colocado 77,000 créditos, 8.1% más que en julio del 2018; mientras que el monto colocado en el año es de 94,300 millones de pesos, 15% más. el monto promedio en vivienda media y residencial se ha mantenido prácticamente en los mismos niveles en los últimos años, con 1.4 millones de pesos por crédito.

Baja de tasas podría impulsar más el crecimiento

Según Enrique Margain, quien también es director de Crédito Hipotecario de HSBC, la baja de tasas de interés podría impulsar aún más el crédito hipotecario hacia el cierre del año, que es cuando tradicionalmente se colocan más créditos hipotecarios por temas como el Buen Fin, cuando los bancos ofrecen diferentes promociones, y las festividades de fin de año, en las que se reciben ciertas prestaciones como el aguinaldo.

Hoy la tasa promedio de los créditos hipotecarios dentro de la banca es de 10.3%, pero algunos bancos ofrecen productos de menos de 10%, dependiendo de las características del producto y del cliente. Éstas podrían registran aún una ligera baja, por la reducción de tasas que ha realizado el Banco de México.

“El último trimestre del año es el de mayor colocación, por la propia temporalidad, en promedio del año. Entonces es un trimestre de muy alta colocación”, dijo Margain en entrevista.

En este sentido, destaca que el sector vivienda no ha sido impactado por la recesión y es uno de los principales motores de la economía.

De hecho, añade que la reciente alianza con el Infonavit, con la que se ofrecerán más y mejores productos hipotecarios a la población, podría impulsar todavía más la colocación.

Los otros portafolios

En cuanto al crédito al consumo, el organismo reporta que a agosto pasado registraba un crecimiento anual de 6.4%, con un saldo en cartera de 1.07 billones de pesos.

Dentro del portafolio de consumo, las tarjetas de crédito mostraron un repunte de 6%; los destinados a la adquisición de bienes de consumo duradero, 11%; los de nómina, 10%, y en los personales el aumento fue de apenas 0.3 por ciento. No obstante, la ABM precisa que en este último ya hay una ligera recuperación en agosto respecto a junio, cuando el alza fue de apenas 0.1 por ciento.

“La economía ha tenido una desaceleración, acentuada en los últimos meses, y el crédito tiene una tendencia y una inercia de varios años; hay una demanda por el crédito”, comentó Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

Pero además, indicó, no sólo hay crecimiento de la cartera, sino que se mantiene su calidad, dado que el Índice de Morosidad (Imor) se ubicó en su conjunto en 2.2%, mismo nivel que en agosto del 2018.

En tarjetas de crédito, el Imor se ubicó en 5.1%, menor que 5.3% de un año previo; en créditos personales de 6.3% (contra 6.6%); en nómina 2.8% (contra 3.0%); y en los destinados a adquisición de bienes de consumo duradero 2.4%, mismo nivel que en el 2018.

La banca mantiene cubierta su cartera vencida en 1.5 veces.

En cuanto al Índice de Capitalización, se ubicó en julio pasado en 15.8% (cuando el regulatorio es de 10.5%), y el Coeficiente de Cobertura de Liquidez es de 178%, cuando el mínimo es 100 por ciento.

“Así que la banca tiene solidez en el capital y holgura en la liquidez, lo que nos permite crecer en captación a 6 billones de pesos”, destacó el presidente de los banqueros.

Luis Niño destacó que la banca va creciendo en disponibilidad de recursos para impulsar la economía, y hoy cuentan con 580,000 millones de pesos para prestar a los diferentes sectores de la economía.

[email protected]