Credit Suisse pagará 1,700 millones de dólares suplementarios a los inversores, anunció este martes el banco al informar sobre las sumas ya transferidas tras la quiebra de Greensill.

El banco, que a principios de marzo suspendió cuatro fondos vinculados con la empresa financiera británica, ya efectuó un primer reembolso de 3,100 millones de dólares.

Con este nuevo pago, que empezará a saldarse este martes, el total de las sumas destinadas a los inversores alcanzará los 4,800 millones de dólares, según el comunicado.

Credit Suisse está participando en un "diálogo activo" con los administradores encargados de la liquidación, encomendada al gabinete británico Grant Thornton, y continúa estudiando sus opciones para recuperar los fondos, indicó el banco.

El producto de la liquidación se abonará a los inversores en cuanto sea posible, en uno o varios pagos" conforme se vaya recuperando el dinero, precisó.

El banco suizo está siendo muy criticado desde el fiasco de la empresa financiera Greensill, al que se agregó, a mediados de marzo, la debacle del fondo estadounidense Archegos.

"Somos plenamente conscientes de la incertidumbre que suscita en los clientes este procedimiento de liquidación", señaló el banco, que prevé volver a informar sobre la situación antes de mayo.